Lecturas 2018
  • 2018
  • 2017
  • 2016
  • 2015
  • 2014
  • 2011
  • 2010
  • 2009
  • 2008
  • 2007
  • 1991
  • 1990
  • 1975
  • 1974
  • 1973
  • 1972
  • 1971
  • 1970
  • 1969
  • 1968
  • 1967
  • 1966
  • 2018
    Escritos libertarios
    Albert Camus
    Tusquets Editores
    México, 2014
    pp. 297
     
    Lou Marin hace la introducción y reúne los textos de Camus y diversos autores que dialogaron con él o comentaron su obra de carácter libertaria o anarquista. El Premio Nobel siempre estuvo comprometido con el movimiento sindical y las luchas sociales, y estaba interesado en las ideas de los anarquistas no violentos. Él conocía bien los planteamientos de esta corriente política con la que se identificaba.
    El editor presenta los materiales en cinco grandes apartados: 1) Camus en debate con Louis Lecoin y sus amigos en Défense de L`Homme, Liberté y Contre-Courant; 2) Camus en debate con George Fonteins, Gaston Leval y Maurice Joyeux en La Libertaire y Le Monde Libertaire; 3) Camus en debate con Jean-Paul Samson, Robert Proix y Rirette Maîtrejean en Témoins; 4) Camus en debate con Pierre Monatte y sus amigos en La Révolution Prolétarienne; 5) Camus y el mundo liberatrio: ¡Ni compañero del Oeste, ni compañero del Este!
    Camus colaboró hasta su muerte en publicaciones anarquistas de carácetr sindical y estuvo muy ligado a los desterrados de la Guerra Civil de España en Francia. Su madre era española. En los textos que publicó en esas revistas trata de temas muy diversos: el recurso a la violencia como arma política, la objeción de conciencia como principio ético, la construcción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, el movimiento sindicalista y la represión en países del Este.
    En los textos se manifiesta el compormiso social y la solidaridad del escritor con las causas que decide apoyar. En sus reflexiones se revela el pensador, el rebelde, el humanista y el hombre de conviciones. Jean-Pierre Barou, que escribe el Prefacio, sostiene que el pensamiento libertario del escritor no se conoce en Francia y tampoco en los otros países donde se lee su obra literaria. De aquí la importancia del trabajo que realiza Lou Marin, que es el seudónimo de un libertario alemán que se dedicó a reunir el material que originalmente se publica en 2008. En ese entonces el libro pasa inadvertido.
    La mitad de los artículos que viene en esta compilación son de Camus y los otros de dirigentes anarquistas particularmente franceses. De los textos de Camus los que más me llamaron la atención son: España y el quiojotismo; El rechazo del odio; La Europa de la fidelidad; Restaurar el valor de la libertad; Los que han rechazado el deshonor y la deserción; Homenaje a un periodista exilado. En su último texto, para una revista de Buenos Aires, escribe en la línea final: “Dar cuando se puede. Y no odiar, si se puede”.
    El pensamiento político de Camus lo lleva a estar solo. No está de acuerdo con la violencia como método de lucha y descalifica todo tipo de represión. Nada las justifica. Cierto que alguna vez fue comunista pero ahora critica sus excesos y la falta de libertad en los países del socialismo real. Por su posición política los intelectuales franceses del grupo que liderea Jean Paul Sartre, lo rechazan. No está tampoco de acuerdo con los métodos de los insurgentes argelinos. Quiere que Argelia sea libre, pero no aprueba el terrorismo. Camus se mantiene fiel a sus convicciones. Nunca se dobla.
     
    Título original: Écrits libertaires (1948-1960), Égrégores éditiones – Indigéne éditiones, Francia 2014. Traducción del francés al español de Nuria Viver Barri. Primera edición en España y México, 2014.
    2018
    Bitácora de Libros
    365 libros para leer en 2018  
    José Antonio Lugo
    Editorial El Tapiz del Unicornio
    México, 2017
    pp. 365
     
    José Antonio Lugo, que fue becario del INBA bajo la tutoría de Alejandro Rossi, nos ofrece 365 pequeñas fichas con otros tantos títulos de libros. Están bien hechas y en su construcción se muestra una gran cultura. En todos los casos hay anotaciones pertinentes sobre el personaje y su obra. En ocasiones también sobre la relación del texto con otros que de alguna manera tienen relación con el mismo.
    La gran mayoría son obras de literatura de todos los tiempos y nacionalidades. Hablan de los gustos y pasiones de quien hace la selección. El espectro es enorme y va desde los clásicos griegos y latinos a los autores más recientes. Pasa por los grandes del Siglo de Oro y también por los clásicos italianos, franceses, ingleses y estadounidenses. Recorre a los autores del boomlatinoamericano, pero también a los de antes y después del mismo. Da cuenta de las obras de autores mexicanos de muy diversas épocas. Están, no podrían faltar, los rusos, los japoneses y los portugueses.
    Hay otros libros que tratan de los múltiples campos de intereses del autor, que fue secretario de Juan García Ponce, y así nos encontramos con textos de filosofía, de teología, de historia, de política, de comunicación, de astrología, de arte, de literatura, de teoría literaria, de etnología, de antropología, de ciencia, de cocina, de diplomacia, de cine, de caricaturas, de piscología y de otros temas. Hice al ejercicio de preguntarme por algún título o autor, para después encontrarme la ficha correspondiente.
    El compilador hace reseña sintética de sus propios libros, algunos elaborados de manera conjunta y también de textos de sus amigos entre los que yo me encuentro. Hay libros sobre la escritura y la construcción del discurso político que son temas que interesan de manera especial al autor de estas 365 síntesis que ahora nos comparte en el sello editorial del novedoso y original proyecto que es El Tapiz del Unicornio, que dirige el propio José Antonio.
    La selección de libros que nos ofrece el autor, que ha escrito discursos para diversos presidentes de la República, es la base de una biblioteca mínima de carácter personal que en su brevedad es muy buena. El libro, de pequeño formato, es una muy buena guía comentada, para seleccionar lecturas de todo tipo, pero en particular de literatura de todos los tiempos y latitudes. Les recomiendo esta bitácora.
    2018
    El ruido del tiempo
    Julian Barnes
    Editorial Anagrama
    México, 2016
    pp. 199
     
    Es una novela histórica sobre la vida del gran compositor ruso Dimitri Dmítrievich Shostakóvich (San Petersburgo, 1906 – Moscú, 1975) que se queda a vivir en la Unión Soviética en los años del estalinismo y luego en los del gobierno de Nikita Jruschov, mientras que otras de las glorias de la música rusa huyen del régimen comunista. La vida de todos los días para el genial compositor no es fácil. Lo que haga o deje de hacer está a la vista de todos.
    En enero de 1936, Stalin asiste a una presentación de la ópera Lady Macbeth en Mtsensk, compuesta por Shostakóvich y que estrena en 1934. La obra no le gusta. Días después en el periódico Pravdaaparece un artículo que la califica como un ejemplo del arte formalista, decadente y desconectado del arte popular que promulga el socialismo. Se rumora que el mismo Stalin escribió el texto. Las representaciones se prohiben.
    A partir de entonces el músico se enfrenta a la disyuntiva entre ser un héroe que se enfrenta al aparato soviético y seguramente a la muerte, o acomodarse a las exigencias del régimen a cambio de conservar la vida. Elige esto último. Sabe del alto costo que debe pagar. Así, se protege a sí mismo, pero también a su esposa e hijos.
    La novela se estructura en tres capítulos. En el rellano, el primero, se habla del tiempo de su juventud. Todas las noches las pasa sentado afuera del elevador de su edificio, frente a su departamento, en espera de que las autoridades vengan por él. Así, la familia no tendrá que ser molestada y tampoco ser testigo directo de lo que pueda ocurrir. La suya no es una situación excepcional sino la viven miles de otras familias en el régimen de terror implementado por Stalin.
    En el avión, la segunda parte, se da cuenta del tiempo de la madurez. Shostakóvich es enviado a los Estados Unidos como parte de una delegación de artistas soviéticos. Es una gira de propaganda controlada por el partido. Él se sujeta al libreto que le han dado y nunca se puede salir del mismo. El viaje es un “premio” por haberse rehabilitado. Ahora es un compositor que hace música para el pueblo. Es consciente de la humillación que sufre, pero no puede hacer otra cosa. Es el precio a pagar si quiere vivir
    El tercero, En el coche, narra el tiempo de su vejez. Es el tránsito del gobierno de Stalin al de Jruschov. Los funcionarios son los mismos. En esa época goza, entre otros privilegios, de un coche oficial y de un chofer. Es la recompensa que el sistema ofrece por haberse disciplinado. En esos años “solicita” su ingreso al Partido Comunista y lo nombran presidente de la Asosiación de Compositores de la Unión Soviética. Reflexiona sobre lo que ha sido su vida. Sabe que el fin está cerca.
    Barnes construye un relato que nos hace ver el drama interno que vive Shostakóvich. Se alinea a las directrices del poder, para que él y su familia no sean víctimas de las brutales purgas impulsadas por Stalin. El compositor se dobla y aparece como un ser humano dominado por el miedo. En más de una ocasión desea la muerte, para salir de la angustia permanente en la que vive. “El terror es la esencia de la dominación totalitaria”, decía Hannah Arendt.
    Lo que pasó a Shostakóvich lo vivieron miles de soviéticos en los años del stalinismo. Es la experiencia de la impotencia absoluta. La autoestima se quiebra. Lo que siempre está presente es el miedo a ser arrestado y luego asesinado. La única posibilidad de sobrevivir es someterse a los dictámenes del partido y de las autoridades que siempre tienen la razón. Ellas nunca se equivocan y siempre saben cuál es el camino que debe de seguir la patria y cada uno de los individuos que la integran.
    El gran músico nunca se engañó, siempre entendió lo que pasaba, y de manera consciente se plegó a las exigencias de las autoridades. Compuso la música que cumplía con los cánones del arte socialista. Hizo, entre otras cosas, múltiples bandas sonoras para películas de propaganda. No había de otra. Su trabajo fue reconocido y premiado con distintas órdenes del ceremonial soviético. Pero en ese espacio asfixiante pudo crear grandes obras de arte que hoy seguimos escuchando.
    En esta novela Barnes se adentra al conflicto siempre presente que se da entre el arte y el poder. Al poder le cuesta admitir la libertad del arte y sus creadores. Lo intenta acotar y poner a su servicio. Corteja a los artistas y si no puede los somete por la fuerza. Presenta también la lucha interior del artista entre la autocensura o la expresión totalmente libre. Y esto en el espacio político donde no auto contenerse lleva a la muerte. ¿Qué hacer?
    Versión original: The Noise of Time, Editorial Jonathan Capa, Londres, 2016. Traducción del inglés al español de Jaime Zulaika. Primera edición en España y México, 2016.
    2018
    Los recuerdos del porvenir  
    Elena Garro
    Editorial Joaquín Mortiz
    México, 2016
    pp. 286
     
    Es la primera novela de Elena Garro (1916-1998) que se publicó por primera vez en 1963. En su momento Octavio Paz dijo que era “una de las creaciones más perfectas de la literatura hispanoamericana contemporánea”. Los críticos la consideran precursora del realismo mágico y un clásico de la literatura latinoamericana. Su autora con esta obra, el mismo año de su edición, ganó el Premio Xavier Villaurrutia.
    En 1953, Garro escribe la primera versión del texto como un homenaje a Iguala, a su infancia y a los personajes que admiró de pequeña. Cuando inició su escritura padecía una enfermedad que la obligó a estar en cama. Al terminarla la guardó en un baúl por muchos años. En 1960, su hermana Estrellita se hizo del baúl que estaba guardado en el Hotel Middletown de Nueva York. En él había otras obras de la escritora. A Paz, entonces esposo de Garro, la novela le parecía “genial” y fue quien la entregó a la Editorial Joaquín Mortiz, para su publicación.
    Garro cuenta la vida de un pueblo del sur de México, Ixtepec, que es narrada por él mismo. Todo sucede en un ambiente fantasmal durante los años de la Guerra Cristera. La novela se divide en dos partes y éstas, dice el crítico Emmanuel Carballo, amigo entrañable de la escritora, “se subdividen a su vez en dos momentos: el de la desdicha y el del milagro, o, dicho de otra manera, el de la rutina y el de la ilusión” y añade que “el amor, que todo lo puede, opera en los personajes un cambio fundamental: de seres comunes y corrientes se convierten en criaturas maravillosas, de excepción, que lo mismo encuentran la felicidad que el aniquilamiento. La felicidad es un camino que conduce fatalmente al exterminio”.
    Y continúa “ordenado el mundo por la desdicha y el milagro, las relaciones sociales, la economía, la política y la religión son el contexto de personajes privilegiados a quienes el amor les da la ilusión, es decir, la vida. Personajes que dejan atrás el pasado y se desentienden del futuro, viven en un presente infinito y en ocasiones perfecto, que luchan contra la muerte, simbolizada por la rutina y que aspiran solamente a ser felices”.
    Los personajes Ixtepec son los que pueblan la provincia mexicana: pobres y ricos; gente decente y licenciosa; viejos y jóvenes; civiles y militares; sacerdotes y sacristanes; beatas e incrédulos; campesinos y artesanos; indígenas y marginados; jefes de familia; cuerdos y locos; viudas y solteronas; jóvenes casaderas y amas de casa; prostitutas y religiosas. Cinco son los personajes centrales: Julia Andrade, la amante del general Francisco Rosas, la heroína de la primera parte; Isabel Moncada, la protagonista de la segunda, que también se hace amante del general; Nicolás Moncada, el hermano de Isabel que muere fusilado, y Felipe Hurtado, el extraño que llega al pueblo en busca de Julia.
    La autora con enorme cuidado, se podría decir que con cariño, reconstruye la cultura del México provinciano y los múltiples y variados personajes que lo habitan. La novela va a contrapelo de la historia oficial que se construye después de la Revolución y desmitifica a ésta y también a la Guerra Cristera. En su visión la Revolución ha sido traicionada y la situación de la gente no es muy diferente a lo que era antes de que tuviera lugar.
    Al tiempo que la autora se mete a las casas y nos dice cómo viven y en que piensan la gente de Ixtepec, que es reflejo de la provincia mexicana, va haciendo una crítica del país, que en mucho sigue siendo válida en el México de hoy. El autoritarismo, la arbitrariedad, la falta de libertad de expresión, el desprecio a los marginados, en particular a los indígenas, la impunidad, la nula impartición de la justicia, el contubernio entre sectores de la burguesía y el poder.
    La realidad que se narra ofrece un dramático y doloroso retrato de México. A la distancia se pude ver, la realidad es terca, que estamos condenados a repetirnos si no se promueven cambios profundos. De otra manera, como en Ixtepec, estamos anclados al pasado, a la misma forma de ser y al mismo sistema político que ya sabemos, como se ve en la obra, lo que es capaz de producir. Es siempre más de lo mismo aunque con ciertas novedades superficiales y pasajeras.
    El texto es una historia de amor y de una tragedia no sólo personal sino de un pueblo. Desde Ixtepec estamos en el momento en que un mundo muere y otro nace. Es un parto violento. A lo largo de la narración a flor de piel está la pasión y el amor, el odio y la venganza, el sometimiento y la abyección, el heroísmo y la brutalidad, la bondad y la maldad, la razón y la locura. La autora en su novela hace presentes a todos los sentimientos propios de la condición humana.
    En la obra nadie se salva y todos, también los que quedan vivos, de alguna manera mueren. Ya no son los mismos de antes. Están condenados a vivir en la angustia y desesperación que ellos mismos han provocado en los otros, en los que mueren de verdad. Esa es su condena.
    El texto, dicen los críticos, se publica cuando arranca el boom de la novela latinoamericana y reúne todos los elementos que hicieron de ésta un acontecimiento de la literatura mundial. En su momento fue una obra innovadora y de vanguardia que sigue siendo válida al día de hoy tanto en su temática como en su escritura. Por eso precisamente un texto clásico.
    La escritura es brillante con un lenguaje directo y depurado. Cada frase es la construcción de una prosa poética de enorme calidad y también profundidad. El texto siempre fluye en un ambiente mágico donde todo es posible. Hacía muchos años que quería leer esta novela, pero no lo hice. Me gustó mucho y superó todas mis expectativas. Es una obra extraordinaria.
    2018
    Tus dos muertos
    Jorge Alberto Gudiño Hernández
    Editorial Alfaguara
    México, 2016
    pp. 136
     
    Al excomandante de la judicial Cipriano Zuzunaga, policía en desgracia, su jefe, el comandante Alvariño, le asigna el caso del secuestro y desaparición del hijo del diputado Manrique y su novia. Es la oportunidad de reivindicarse y recuperar su puesto con el poder que éste le dio. Con el conocimiento que tiene del oficio emprende la investigación sin saber que esa búsqueda lo va enfrentar a su propio pasado.
    En el día a día Zuzunaga se dedica, es parte de su tarea, a reunir la cuota que debe entregar a su superior. Para eso extorsiona a criminales muy menores, a comerciantes de la calle y también a indigentes. Él tiene una hija que estudia en el extranjero a la que mantiene. Nunca la ve, pero siempre está preocupado por ella. Como policía su vida se desarrolla en colonias pobres y de clase media baja pobladas de personajes que son hijos, como él, de su propio medio y circunstancia.
    En la novela no hay juicios morales sobre los personajes y sus vidas. Sí la descripción del mundo al que pertenecen. Ahí nacen, viven y mueren. En su simplicidad son vidas complejas llenas de contrastes. Están presentes, son parte de la vida de toda persona, la bondad y la maldad, el amor y el odio, la mentira y la verdad, la solidaridad y el desprecio, el abuso y la entrega.
    Zuzunaga, con intuición y habilidad, resuelve el caso. Los secuestradores, gente de la colonia donde vivía la novia, matan a ésta y al hijo del diputado Manrique. De alguna manera todos son partícipes del crimen. El excomandante se enfrenta a un sistema del que también es parte. La corrupción, la violencia, el abuso de la autoridad y la operación de los más débiles.
    El texto se construye con frases cortas y directas; sujeto, verbo y complemento. En los momentos de mayor intensidad, para resaltar el hecho dramático, se recurre a frases todavía más breves. La escritura fluye con ritmo y rapidez. La narración es sintética y precisa.
    Es la primera novela de un autor mexicano que se publica en la serie Alfaguara Negra. De ella el novelista y cuentista tapatío Antonio Ortuño dice que “una novela negra no ofrece solamente la indagación de un enigma policíaco: articula, sobre todo, una prosa que revela y desmenuza la putrefacción de una sociedad. Tus dos muertos representa un nuevo camino de ferocidad y precisión en la narrativa de Jorge Alberto Gudiño”.
    El autor ha dicho “que es probablemente la novela que más rápido he escrito, y dije: ‘bueno, ya con esto me doy por bien servido respecto de mi incursión en el género’. Me quito la espinita, pero es muy emocionante escribir novela policiaca, supongo que tiene que ver con que es emocionante leerla; ya me preguntaron si habrá continuación y todavía estoy considerando hacer una serie con el comandante Zuzunaga.”


     


     
    Jorge Alberto Gudiño Hernández. Profesor universitario y crítico literario. Enseña en la Universidad Iberoamericana. Desde 2004 conduce La Tertulia, en Radio Red, revista dedicada a la literatura. Es colaborador de diversos medios impresos y digitales. Los sábados escribe en sinembargo.mx. Ha publicado:  Los trenes nunca van hacia el este, su primera novela; Con amor, tu hija (2011) que obtuvo el Premio Lipp de Novela; Instrucciones para mudar un pueblo (2014) y Justo después del miedo (2015).
    2018
    Comunicación Política 2.1. Modelo para armar
    Planeación, Operación y Estrategias de Comunicación  
    Felipe Chao Ebergenyi
    Juan María Naveja
    Sergio Anzalo Baeza
    UNAM y Editora Periodística y Análisis de Contenido
    México, 2017
    pp. 168
     
     
    En la sociedad mediática en la que vivimos se puede afirmar que gobernar es comunicar o comunicar es gobernar. El gobernante que no lo entienda se asila de los ciudadanos y se mete en graves problemas de gobernanza. Comunicar qué se hace y cómo se hace es una exigencia de la democracia que propone como valores fundamentales la transparencia y la rendición de cuentas.
    Son muchos los gobernantes que no entienden el planteamiento anterior y si lo entienden no le dan el lugar estratégico que merece o no lo saben hacer. La realidad es que siguen operando, incluso con nuevos medios tecnológicos, la vieja concepción de comunicar y hacer política. Esto, a pesar, de que ya no responden a la realidad en la que vivimos.
    Los textos que integran esta obra ofrecen ideas y conceptos que presentan y desarrollan la comunicación que hoy deben hacer los gobiernos en respuesta a la realidad que hoy vive el mundo y el país. El libro se estructura en tres grandes apartados: La planeación, la oficina de comunicación social y la evaluación.
    La primera parte, La planeación, es un trabajo de Felipe Chao Ebergenyi. El autor sostiene que desde siempre comunicación y política han estado estrechamente ligados. Son dos caras de una misma realidad. Plantea “que todo lo que es política se comunica o no es política”. Así, la comunicación se convierte en una herramienta fundamental en la gestión de cualquier gobierno.
     El autor se adentra en la concepción y el significado de la comunicación política. Hace un recorrido de las definiciones que se han dado sobre la misma en los últimos cincuenta años. Afirma que en la segunda década del siglo XXI éstas ya no explican. Las nuevas definiciones deben partir “de entender a la democracia como un sistema complejo y, en ese sentido, en la medida que un actor tenga una estrategia de Comunicación Política (CP) las posibilidades de éxito de su proyecto, cualquiera que éste sea, serán mayores”.
    Hoy la política, más que nunca, se mueve en el espacio de “el caos, el resigo, el azar y la incertidumbre”. La gestión pública ocurre en el horizonte de una extraordinaria complejidad. En esta realidad tiene lugar la CP. Quien ignora esta condición de la realidad se aísla de la misma y asume problemas que podían evitarse.
    El autor profundiza en el tema de los sistemas complejos y hace una caracterización de los mismos. La complejidad se organiza a partir de un conjunto de subsistemas en constante interacción a través de la comunicación. Ésta, dice el autor, “inicia por el intercambio de información y el flujo de mensajes de ida y vuelta entre cada una de las células que conforman los subsistemas”. Así, la CP ayuda al logro de los objetivos de un gobierno en el ámbito de una sociedad democrática que siempre es una complejidad organizada.
    La CP ocupa un papel central y para implementarse con éxito requiere de un plan estratégico y de una adecuada ejecución del mismo. La estrategia permite la posibilidad de actuar e influir a través de decisiones “que proveen institucionalidad y direccionalidad a las acciones de los individuos, grupos u organizaciones con intereses y alternativas que pretenden, al igual que nosotros, insertarse en la realidad social y alcanzar sus objetivos”.
     El autor, a partir de estos supuestos, desarrolla un modelo metodológico de planeación estratégica detallado y preciso. Advierte que ésta se enfrenta a realidades sobre las que no se tiene control: los medios tradicionales de comunicación y las redes sociales. Ofrece un análisis sugerente de éstos en el marco de una sociedad democrática. Los medios y las redes influyen en cómo las grandes audiencias se informan y construyen sus imaginarios sobre los gobernantes y su gestión. Es algo que debe considerar en el plan estratégico.
    En el texto se aborda el tema de la tarea de los periodistas en las sociedades democráticas. El autor afirma que en el mundo de hoy las batallas políticas se ganan o pierden en los medios de comunicación y las redes sociales. Estas instancias actúan como medidoras entre el gobierno y la sociedad.
    Hay una explicación amplia sobre la toma de decisiones. Se plantea que existen diversos modelos. Todos tienen ventajas y desventajas. Hay que optar por uno. El autor se define por el incremental o multicriterio. De manera particular sobre el modelo Electra, que permite tratar al mismo tiempo varios elementos sin perder la integridad de cada uno de ellos. Ofrece siempre la posibilidad de optar entre diversas alternativas.
    En la CP quien debe decidir es el director de comunicación. En las mayoría de las ocasiones, dice el autor, las decisiones que toma se sustentan en una mezcla de experiencia, conocimiento, habilidad, talento, pericia y audacia. Hay que supera la etapa “intuitiva”, para pasar a una decisión profesional de riesgo calculado en la que se privilegia lo político que se entiende como el balance de poder que  permite colocarse en una situación mejor de la que se tenía al inicio. Implica modificar la correlación de fuerzas e incrementar las probabilidades de éxito.
    La planeación estratégica, entonces, es el instrumento que permite organizar la acción, para obtener lo que se quiere. En el marco las decisiones deben de ampliar el margen de probabilidad de éxito. La decisión implica elegir entre alternativas. Se requieren criterios medibles, para realizar la ponderación. El proceso implica: Establecer alternativas y definir los criterios, para optar por éstas. Estos últimos son cuatro: impacto, magnitud, trascendencia y duración. Todos son medibles y por lo tanto se pueden evaluar.
    El gran reto de la CP es cómo en un entorno complejo, en el que nada se debe de dar por sentado, hay que planear, decidir y ejecutar para coadyuvar al logro de los objetivos de la organización, cualquiera que esta sea. La decisión de alternativas es central en el logro de los objetivos. El modelo que se presenta, dice el autor, pretende que a partir de la asignación de valores simples (números) se transite de una decisión intuitiva basada en la experiencia, a una decisión calculada que tiene su fundamento en valores que asigna el que toma las decisiones.
    La Oficina de Comunicación Social, la segunda parte, es un trabajo de Juan María Naveja. Ofrece una propuesta de cómo organizar la estructura responsable de la comunicación del gobierno. La responsabilidad debe estar a cargo de profesionales. Tres son sus funciones centrales: Generar agenda para que los medios la incluyan en sus previsiones; ofrecer información que forme parte de los contenidos del día y responder de manera eficaz, rápida y veraz a las peticiones que realizan los diferentes medios de comunicación.
    El autor plantea que hoy día nadie duda del carácter estratégico de la oficina de comunicación. Su trabajo se organiza a partir del plan estratégico que exige el monitoreo y el control. “Nadie, dice, puede aspirar a buenos resultados si no cuenta con un proyecto debidamente construido, supervisado y evaluado; tras ponerlo en práctica mantener un sistema de seguimiento y evaluación para asegurar los resultados esperados”.
    Todos los días ganar la agenda se convierte en una tarea sustantiva. El que lo logra influye en la opinión pública. Los medios y tradicionales y las redes sociales son lo espacios donde se difunden los mensajes. A la oficina corresponde la vinculación con los medios de comunicación. Esto implica la relación con los reporteros, con los responsables de las salas de redacción, con los directivos y en algunos casos con los empresarios dueños de los medios.
    El responsable de la oficina debe conocer bien cuál es el objetivo que se proponen los medios, que se expresa a través de sus editoriales y también del enfoque de su análisis y la opinión de ciertos editorialistas. Los medios digitales y las redes sociales son campo de acción de la oficina. El internet, principal fuente de consulta de los ciudadanos, es su responsabilidad y también las multiplataformas y líderes de opinión.
    En el texto se hace un análisis del poder de las redes y del papel que desempeñan los blogs y bloggers que ahora son objeto de atención de la oficina de comunicación. Los son también las páginas web que en estos tiempos se han convertido en fuentes de información y referencia.
    Una de las tareas centrales de las oficinas de comunicación es facilitar el trabajo a los informadores y para eso hay que crear las mejores condiciones, para que éstos reciban los mensajes. El responsable de la oficina debe seleccionar siempre las herramientas más adecuadas, para que los materiales y su contenido llegue a los comunicadores. El autor habla sobre: Los comunicados de prensa; la oportunidad del mensaje; las ruedas de prensa; la  entrevista; las exclusivas; la información off the record y el vocero
    Desarrolla también el tema de la disciplina y la jerarquía que debe de haber en el campo de la información de parte del gobierno. Esto remite a reglas y normas. Argumenta sobre la necesidad del monitoreo permanente y continuo. La oficina debe generar información pensando que cada uno de los medios requiere un tratamiento especial. El discurso, dice el autor, hace relación “al mensaje central que permanentemente se tiene que expresar con las acciones cotidianas”.
    El texto también se habla de las herramientas que son los comunicados, los boletines y los documentos.  El autor termina con la afirmación de que “las oficinas de comunicación social hoy cuentan con muchos más recursos gracias a las aportaciones de la ciencia, las nuevas tecnologías y los descubrimientos; por lo tanto han crecido las responsabilidades. La forma en que se ha consolidado la comunicación en el proceso administrativo obliga a los profesionales a trabajar con más rigor, científico y tecnológico”.
    La tercera parte, Índice de valor editorial, es un trabajo de  Sergio Anzaldo Baeza. El autor propone un modelo de análisis que se basa en que los medios pueden influir en tres ámbitos cognitivos sobre algo o alguien: en el conocimiento; en la actitud de aceptación, rechazo o indiferencia, y en el comportamiento a favor, en contra o de indiferencia.
    Este modelo, aclara el autor, no pretende medir la influencia de los medios de comunicación en la opinión pública, para esto ya existen metodologías. El propósito es “ponderar el valor noticioso que un medio de comunicación asigna a un acto o estrategia de comunicación en particular. Se trata de medir la eficacia que alcanzan las acciones de comunicación de los actores o instituciones frente a sus primeros e ineludibles interlocutores: los medios de comunicación”.
    Este modelo solo es posible aplicarlo en sociedades democráticas donde existe una equitativa competencia entre los distintos actores políticos que están en lucha por la credibilidad y confianza ciudadana y donde existen medios autónomos de comunicación que compiten con posibilidades de éxito entre sí por mantener e incrementar su respectiva audiencia e influir en la conformación de diversas corrientes de opinión pública.
    El valor editorial o noticioso, dice el autor, “representa la importancia o trascendencia que cada medio de comunicación atribuye a la información, acción o evento que da origen a la noticia que publica o transmite”. Para esto se requiere conocer “el proceso editorial que determinó por qué un tipo de información es considerada susceptible de difundirse, con un orden, una jerarquía y una presentación específica dentro de la estructura del medio que difunde la información, a costa de otra información que se desecha y no se incorpora al sistema”.
    A partir de estas consideraciones se propone un Modelo de Análisis Multivariable que contempla cinco variables básicas e independientes, cuyo valor se asigna de acuerdo a los objetivos específicos de cada usuario: Índice de valor editorial por posición; índice de valor editorial por género periodístico; índice de valor editorial por dimensión de la nota; valoración del medio de comunicación y valoración del autor.
    En el texto se desarrolla conceptual y metodológicamente cada uno de estos índices y se propone una serie de matrices, que incluye una general, para obtener los resultados. El análisis informativo debe adaptarse a los objetivos específicos que se plantea cada actor o institución. El modelo permite evaluar el valor editorial del impacto mediático alcanzado en las cinco variables descritas, tanto de manera individual como en los conjuntos y cruces analíticos que se deseen realizar.
    El modelo permite las evaluaciones de: actores, temas, medios y autores de los períodos que se determinen; el análisis comparativo por actor; el análisis comparativo por tema; el análisis comparativo por medio; el análisis comparativo por autor y realizar el cruce analítico derivado de la base de datos que se requiera. El mérito del modelo es que “proponer una perspectiva de análisis complementaria a las existentes, al orientarse en reconstruir y medir el proceso mediante el cual los medios de comunicación masiva seleccionan, procesan y publicitan lo que se conoce como noticia”.
    Las redes sociales, dice el autor, siguen “el mismo proceso de operaciones que los medios de comunicación de masa: se selecciona algo como digno de informarse, se le da una presentación específica de acuerdo a la herramienta tecnológica en cuestión y se distribuye. Sólo que este proceso no está en manos de unos cuantos editores, sino que cada usuario tiene la posibilidad de seleccionar, generar y subir su propia versión de la realidad, esto es, generar sus propias y personales notas informativas”.
    La democratización informativa permite que cada persona dé su versión de la realidad a través de las redes sociales. Y, aparejada a esta realidad, también se cuenta con las herramientas tecnológicas que permiten conocer los datos personales de cada uno de los usuarios que usan las redes sociales y a través de éstas conocer, su perfil, sus aficiones, preferencias y el tipo información que consume. Y también existen herramientas tecnológicas que permiten medir y caracterizar a cada usuario.
    En el texto se enumeran algunas de estas herramientas que permiten el seguimiento, cuantificación, y caracterización de cada uno de los usuarios de estas tecnologías. Y “por vez primera en la historia de los medios de comunicación masiva la audiencia de un medio puede desagregarse en cada uno de sus integrantes. De seguir por esta senda es posible, en el mediano plazo, que se diluya la influencia de los medios de comunicación tradicionales y tiendan a fusionarse con la lógica de la TICs. De hecho, ya estamos asistiendo a este proceso de asimilación”.
    El modelo de valor editorial permite la valoración de la información que circula en las redes sociales siempre y cuando ésta transcienda a los medios de comunicación masiva de carácter tradicional.
    El autor termina su texto diciendo que el modelo propuesto “permite medir la eficacia de la acción comunicativa de un actor o institución específica cuya eficacia, viabilidad y perdurabilidad dependen, precisamente, de su desempeño mediático. Una evaluación objetiva puede contribuir a reafirmar o reencauzar una estrategia de comunicación con mayores posibilidades de éxito. A final de cuentas, en los medios son mínimos los márgenes para equivocarse pues su lógica es despiadada”.
    Al final de cada uno de los trabajos viene una bibliografía muy actual sobre el tema. En conjunto son cien títulos. Se establece como una guía de lectura y estudio, que resulta muy útil, para quienes estén interesados en el tema de la CP, la planeación de la comunicación, la oficina de comunicación y la evaluación de los objetivos que se propone alcanzar.
    El libro es un aporte conceptual y metodológico al campo de la CP. En Iberoamérica y en México existe poca literatura sobre el tema. La obra contribuye a llenar ese vacío. Lo hace desde la dialéctica que implica la praxis, la relación entre la teoría y la práctica. Los autores desarrollan conceptualmente sus propuestas y luego establecen metodologías, para llevar a la práctica lo que proponen.
     
     
    1/1