Animal Pol├ştico
0
¿Qué hacer ante el aumento de la pobreza?
19 DE AGOSTO DE 2020

La ONU en el documento El impacto del Covid-19 en América Latina y el Caribe estima que para el final de 2020 el porcentaje de los mexicanos en situación de pobreza pase del 41.5 % (2018) a 50.3 %.

De acuerdo a esta estimación, 11 millones más de mexicanos van a ingresar al nivel de la pobreza. De la región México es el país donde crecerá más la pobreza extrema. El pronóstico de la ONU puede darse o no, pero debe tomarse en cuenta.

Entre los meses de enero a mayo de 2020, el número de los mexicanos en condición de pobreza extrema creció en 10 millones a consecuencia de la pandemia, según el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) de la UNAM. 

A finales de febrero el 17 % de la población, 22 millones de personas, estaban en situación de pobreza extrema por ingreso y para mayo ya eran 32 millones de personas.

Lo anterior a partir de que el número de quien no tenía trabajo pasó de 5.4 millones a 19.4 millones en mayo de acuerdo al INEGI.

A esto se añade que para ese mismo mes 26 millones de personas sí tenían trabajo, pero su salario no alcanzaba para pagar la canasta básica de dos personas, como lo plantea Acción Ciudadana Contra la Pobreza.

Los números en agosto han variado en la medida que parte de la actividad económica se ha retomado a pesar de que la pandemia continúa y el número de los muertos ronda ya los 60 mil.

Entre los especialistas no hay duda de que la pobreza y la pobreza extrema han aumentado, aunque al final del año las estimaciones sobre el número total puedan cambiar.

También es evidente que los programas sociales que impulsa el gobierno no cubren las necesidades que se han generado en la población por la pérdida del empleo, la reducción del monto de los salarios y el aumento de la pobreza.

Ya en este momento los actuales programas sociales están rebasados ante la dimensión del problema. Se concibieron para otro momento y la realidad ha cambiado de manera notable. Han surgido distintos grupos de pobres que no estaban contemplados en la política social.

Los especialistas plantean la necesidad urgente de nuevos programas sociales que no solo contemplen la entrega de recursos para la subsistencia, sino que impulsen los proyectos productivos capaces de generar empleos e ingresos.

Entre ellos también hay acuerdo que la política económica, que el gobierno ha seguido en la pandemia en contra de todas las recomendaciones internacionales, ha incrementado los niveles de desempleo y pobreza. Otra política hubiera evitado lo que ahora se vive.

Es evidente que el gobierno no tiene los recursos para enfrentar una crisis social como la que ya está y se va a incrementar. Lo más rentable y que puede tener mayor repercusión es que el gobierno dé garantías y estímulos a la inversión privada para reactivar la economía.