Cine y Teatro
0
Tormenta de arena
2018

Tormenta de Arena

Título original: Sufat Cholaka

Producción: Israel, 2016

Dirección: Eliet Zexer

Guión: Eliet Zexer

Fotografía: Shai Peleg

Música: Ran Bagno

Con: Lamis Ammar, Ruba Blai, Hitham Omari, Khadija Al Aker, Jalal Masrwa

 

Sinopsis: En un pueblo beduino del desierto, al sur de Israel, se desarrollan dos historias al seno de una familia. Jalila, quiera o no, tiene que aceptar que su esposo se case, en segundas nupcias, con una mujer mucho más joven que ella. Esa es la costumbre avalada por la tradición. Así ha sido por generaciones y así debe seguir siendo.

Su hija Layla tiene con Anuar un noviazgo prohibido, y por lo mismo es secreto. La madre descubre la relación. Jalila está convencida que la sociedad en la que vive es injusta y cruel. La única forma de enfrentarla es guardar silencio, pero al mismo tiempo no dejar que los acontecimientos la aplasten. Debe caminar con la frente en alto y luchar, desde adentro y en forma callada, contra los límites de la cultura tradicional en la que vive.

Layla tiene una buena relación con su padre y piensa que por ser mujer no debe sujetarse a los límites que la sociedad le impone. La rebeldía de Layla es sometida y se ve obligada a hacer lo que el padre le impone. Él elije al marido. Esa es la costumbre. Ella, ante esta decisión se muestra incapaz de actuar en el marco de lo que piensa y obedece.

La madre y la hija asumen que, para poder sobrevivir, más allá de lo que piensan tienen que someterse a los límites de la cultura tradicional dominada por los hombres donde las mujeres son objeto. Los cambios de esas costumbres ancestrales deben de esperar. Ahora, con dignidad, toca sobrevivir a la situación a la que están sometidas.

 

Comentarios: La película es obra prima de esta directora y guionista. Presenta y también critica el papel que juega la misoginia en la cultura árabe. Sitúa el hecho en el horizonte de una realidad compleja y complicada. ¿Cómo cambiar las tradiciones y costumbres? ¿Cómo cambiar la cultura?

La directora aborda el tema de manera tal que trasciende la realidad concreta, no la ignora, para ver el problema de una manera universal que nos atañe a todos. Se adentra en la estructura de la condición humana más allá del fenómeno cultural particular.

La construcción de la trama involucra al espectador y lo hace parte de la misma. Uno quisiera que las cosas fueran diferentes, que Layla se rebele y huya, y que Jalila apoye a su hija para que eso pase. La realidad es que viven en un entorno cultural determinado y en unas estructuras de poder que condicionan el ejercicio de su libertad.

 

Premios: En 2016 en el Festival de Sundance, la Mejor película internacional. Y en 2016 nominada al Óscar a la mejor película extranjera y también al Premio FIPRESCI de los Premios del Cine Europeo.