Cine y Teatro
0
Adiós al lenguaje
2017

Adiós al lenguaje  

Título original: Adieu au langage

Producción: Suiza, 2014

Dirección: Jean-Luc Godard

Guión: Jean-Luc Godard 

Fotografía: Fabrice Arango 

Con: Hólise Godet, Zoe Bruneau, Kamel Abdelli, Richard Chevalier, Jessica Erickson, Alexandre Patïa, Dimitri Basil

      

Sinopsis: La trama que, resulta muy difícil de captar, se propone como un affaire entre Josette (Héloïse Godet), mujer casada, y Gédéon (Kamel Abdeli), que es soltero. El esposo de Josette está celoso. Roxy, perro que aparece en varias secuencias, se cruza en la vida de la pareja. Lo que ocurre, de cualquier caso, resulta imposible de seguir como una narración, lo que se ve son escenas discontinuas.

En la cinta, dice David Bordwell, conviven dos historias-espejos, o también, dos puntos de vista sobre una misma historia. La repetición es una constante, tanto en la narración como en una recurrencia de imágenes y motivos. Así, la aparición de unas flores silvestres va a tener su reiteración en el siguiente segmento del filme, y también una escena entre Josette y Gédéon. La repetición le da un sentido adicional, para fijar el tema de la narración.

En la película se sobreponen, al mismo tiempo, diversas líneas narrativas. Unas imágenes se intercalan o enciman sobre las otras. Lo mismo ocurre con la banda sonora. Las imágenes se desafinan de manera intencional, para provocar en el espectador una experiencia visual fuera de lo común y al mismo tiempo una sensación, producto de la misma, que ha estado siempre presente en las películas de Godard.

 

Comentario: Es un extraordinario experimento del realizador suizo-francés que cuando filmó la película tenía 84 años. La obra capta la atención y obliga todo el tiempo a tratar de entender lo que está pasando y lo que el director se propone. Se trata de una reflexión sobre el ser humano y el lenguaje. Las nuevas tecnologías permiten construir una nueva narrativa.

El uso del 3D posibilita a Godard hacer uso de posibilidades antes inexploradas. Vemos un ejercicio imaginativo y fresco que atrae, pero que resulta difícil de entender. Que se tiene que ver sin preocuparse si se capta o no lo que se propone. La película es una reflexión sobre los límites y la naturaleza del cine y las nuevas posibilidades de las que dispone, para construir un nuevo lenguaje.

Para Godard, el lenguaje se debe renovar, para poder decir. Algo que antes comunicaba ahora ya no lo logra, para eso existen nuevas formas que es necesario utilizar. El lenguaje nace, se desarrolla y muere. Y al morir desaparece. Las tecnologías, herramientas del lenguaje, tienen también un ciclo de vida y lo mismo pasa con las películas. En algún momento su lenguaje comunicó y dijo algo, pero ahora no.

La cinta propone un nuevo lenguaje. Godard utiliza de manera muy original e innovadora la tecnología del 3D. Las imágenes que produce son atractivas y de gran belleza formal. Se revela una estética nueva a través del uso creativo de la tecnología que producen imágenes distintas.

Hay un cierto parangón entre lo que hace Godard y lo que hizo Monet. Hay imágenes que se parecen, pero se obtiene de manera muy distinta. El director se propone crear en el espectador una experiencia visual y sensorial nueva. En nuestro tiempo el lenguaje adquiere nuevas modalidades a través de las posibilidades que ofrece la tecnología, pero también al estandarizarse se ha empobrecido. El lenguaje que propone Godard utiliza la tecnología y al mismo tiempo es muy bello. En él la intensidad y brillantez de los colores es fundamental.

Godard sigue provocando, lo ha hecho siempre. Sigue arriesgando, lo ha hecho siempre. Sigue innovando, lo ha hecho siempre. Esta película rompe con todo tipo de convencionalismos. Lo sabe Godard. Se le puede calificar de pretensioso o snob, pero también de creador excepcional. No entendí nada de la trama, pero la película me gustó, me provocó y me dijo.

La crítica especializada recibió bien la propuesta de Godard. Scott Foundas, Varieyt, dice que es “una estimulante y lúdica reflexión sobre el estado del mundo y sobre las posibilidades de la imagen”. Eric Kohn, Indiewire, que la película “(…) encierra una gran innovación en su breve duración (...) Desde luego, [Godard] logra (...) hacerte cosquillas en la mente, y eso ha sido la esencia de su carrera desde el principio". Carlos Bonfil, La Joranda, “hoy, a sus 84 años, Godard sigue desafiando las certidumbres e inercias más arraigadas de los espectadores con una sorprendente vitalidad artística”. ?

 

Premios: En Festival de Cannes 2014, Premio del Jurado.