Museos y Expos.
0
Desnudatio Perfecta
2015

Desnudatio Perfecta

Sandra Pani  

Palacio de la Inquisición

México, D.F.

 

 

 

Exposición:

Se exponen 25 obras realizadas en tela, papel, plástico y placas de radiografía. Sobre ellos se dibuja o pinta, pero también se les añaden distintos tipos de objetos. Las piezas se integran con tres o cuatro capas, de materiales distintos,  que flotan entre capas de velos que se mueven con el aire. Las piezas se “envuelven” por la música de ocho piezas contemporáneas realizadas para la ocasión y grabadas por el Ensamble Cepromusic. 

La obra, que se encuentra en el vestíbulo de una Farmacia del siglo XIX y el pasillo del segundo piso, se relaciona con los usos que ha tenido el edificio primero como Palacio de la Inquisición y a partir de  1854 como Escuela de Medicina. Están presentes el dolor y la muerte, pero también la sanación. Es la dialéctica entre sufrimiento y alivio, entre muerte y vida. La artista dice que “todas las imágenes en esta exposición, conforman un diario intimo que refleja el sufrimiento, la lucha y la transformación sanadora en mi propio proceso psíquico”. 

“A lo largo de estos años, dice la artista, uno de los elementos medulares que han denotado mi creatividad artística ha sido la búsqueda de la identidad, la reiterada pregunta de quién y qué soy en el nivel más profundo, la búsqueda de la esencia de mi identidad a través del deslumbramiento y la disección de mi propia corporalidad”.

 

 

Comentario:

La obra, afirma su creadora, se inspira en un texto del filósofo italiano Giorgio Agamben, titulado 'Desnudez' donde equipara “ser Dios” con “ser desnudo”. El que las obras sean totalmente transparentes y flotantes, con movimiento permanente, permiten desde la visión de la artista, el adentrase en la búsqueda de la identidad y el cuestionamiento de ¿Quién soy yo?       

En términos conceptuales entiendo la idea y propósito de la artista, pero a mí la propuesta no me dice eso o no me invita a eso. Las piezas me resultaron interesantes en  la medida que es una propuesta distinta y con cierta originalidad, pero no me “agarraron” o “emocionaron”, pero tampoco me invitaron a una reflexión filosófica. Estéticamente algunas de las piezas me parecieron mejor que otras.