Museos y Expos.
0
El Pedregal. Habitar en la lava
2015

El Pedregal

Habitar en la lava

Pasillo del Departamento de Arquitectura  

Universidad Iberoamericana, Campus Santa Fe

México, D.F.

 

                              

Exposición:

Es un conjunto de grandes láminas o fichas técnicas, siempre con una foto, donde se propone un texto  conciso. El contenido es claro y ofrece información relevante. La muestra está construida en una lógica muy didáctica.

 

Comentario:

La arquitecta María Bustamante Harfush, académica de la Ibero, presidenta de Fomento Universal para la Difusión Arquitectónica de México (Fundarqmx) y responsable del montaje plantea que en el siglo XX, el Pedregal de San Ángel fue inspiración de artistas  como el Dr. Atl, Orozco y Nishizawa y el Dr. Atl, quienes registraron el paisaje de estas formaciones rocosas a partir de la erupción del volcán Xitle.

Diego Rivera escribió un texto que describe el paisaje volcánico con siluetas formadas con la lava petrificada, Inspirado en ese texto, el arquitecto Luis Barragán visitó el Pedregal con el pintor Dr. Atl y el fotógrafo Armando Salas Portugal, con quienes registraron en imágenes históricas la belleza dl lugar.

Después Barragán, pidió al urbanista Carlos Contreras el trazo de lo que va a ser el fraccionamiento. Los dos, con base en un concepto de ciudad-jardín, elaboran el proyecto. Iniciada la urbanización Barragán realizó  diversas intervenciones paisajísticas. Algunos de esos espacios los realizó junto con el escultor-arquitecto  Mathias Goeritz, el  icónico Animal herido, es una se sus obras.

Las calles siguieron el curso natural que dejó el paso de la lava caliente. En su origen los lotes, de mil y dos mil metros cuadrados, eran espacios de lava volcánica. Sobre esa realidad tenían que diseñar los arquitectos.  Los proyectos deberían ser de arquitectura contemporánea.

Los grandes arquitectos de la época como Attolini, Artigas y Cetto fueron contratados por propietarios, que estaban abiertos a las nuevas tendencias arquitectónicas. Eso permitió que la colonia se poblara con muy buenas obras, algunas de excepción, las cuales fueron difundidas ampliamente en revistas de arquitectura de México y del mundo, sobre todo de Estados Unidos. La última de las láminas señala la destrucción, por redensificación del uso del suelo, de obras claves en la arquitectura moderna de México.