Gobierno eficaz: deportación de centroamericanos 19 DE JULIO 2017
Tegucigalpa. En pocas cosas es tan eficaz el gobierno de México como en la deportación de los centroamericanos. En los últimos cinco años el índice de la misma creció en 116%, según la Encuesta sobre Migración en la Frontera Sur (2004-2015), publicado por Conapo.
Los centroamericanos deportados en el 2010 fueron 61,000 y en el 2015 llegó a 132,000. En ese año el mayor número de los devueltos a su país correspondió a Guatemala con 59,482, seguido de Honduras con 45,656 y El Salvador con 26,517.
La totalidad de los deportados entraron a México por la frontera de Guatemala. por Ciudad Hidalgo, Chiapas, 34.3% y 21.9 % por la de El Ceibo, Tabasco. El otro 44% por alguno de los otros ocho puntos fronterizos.
El estudio registra que 50,000 de los migrantes entraron al país caminando y 30,288 lo hicieron en tubos de llanta o nadando. Y sólo 1,588, 1.2%, en lanchas o embarcaciones por el mar.
Del total de los deportados, 86,739 (65%), solo quería pasar por México para ingresar a Estados Unidos y 44,926 (35%) tenía contemplado quedarse a vivir en el país, de acuerdo con el estudio.
de los deportados, 94% fue detenido por las autoridades en carreteras o en calles de ciudades mexicanas. También, 5.5% indica que en otros lugares.
Antes de ser detenidos, para luego ser deportados, 62,868 vivieron algunos días en Chiapas; 19,510, en Tabasco; 13,990, en Veracruz, y 3,490, en Tamaulipas.
De ellos sólo 2,425 tenían algún documento migratorio, que en todos los casos fue la Forma Migratoria de Visitante Local, que se entrega para el ingreso legal a las ciudades de la frontera de México con Guatemala.
Cuentan con primaria completa 41,280 de los deportados; 28,371 tienen estudios entre los siete y nueve años, que corresponde a la secundaria; 27,164 entre uno y cinco años de estudios, y 14,246 no contaban con ningún grado escolar.
La migración centroamericana hacia Estados Unidos y México no se va a parar en los próximos años. Las condiciones económicas y de violencia de los países del Triángulo del Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) van a continuar.
En los últimos tres años, México ha deportado más del doble de los centroamericanos que Estados Unidos. ¿Ése es el papel que le toca jugar a México en Centroamérica? ¿Ese trabajo es la parte fundamental de la política exterior con esa región?
En lo que queda de este gobierno está claro que no hará cambios en la política exterior con la región y en particular con su eficaz programa de deportar centroamericanos.
Es necesario y urgente que cambie la política exterior con Centroamérica, clara zona de influencia de México, que exige, entre otras cosas, se modifiquen las deportaciones masivas de los últimos años.
Recomiendo lectura
18 DE JULIO 2017
En 2015, las ventas del sector aeroespacial en México alcanzaron los 6,886 millones de dólares, según la Federación Mexicana de la Industria de la Aviación (FEMIA).
En los últimos doce años el crecimiento anual promedio de esta industria ha sido del 16.1 % y es una de las que más se desarrollan en el país.
Se espera que al cierre de 2016 las ventas lleguen a los 7,500 millones de dólares. El dato todavía no se ha dado a conocer. La expectativa es que para el 2020 México se ubique como el décimo país exportador de componentes aeropespaciales a nivel mundial.
Y que, para ese año, faltan tres, las ventas estén entre los 11,000 y los 12,000 millones de dólares y los empleos formales alcancen los 110,000.
Para darse una idea del crecimiento exponencial de este sector hay que tener en cuenta que en 2003 se exportaron productos por 1,200 millones de dólares.
En ese mismo año se generaron 12,000 empleos formales y para 2016 eran ya 46,000. A estos hay que añadir los informales que se crearán por esta actividad.
Las empresas del sector que había en 2016 eran 320 y para 2020 se espera existan entre 450 y 500. En 2006, hace 12 años, había 109.
Cerca del 80 % de las empresas aeroespaciales instaladas en México se encuentran en cinco estados: Baja California, Sonora, Querétaro, Chihuahua y Nuevo León.
Los otros 13 estados donde hay empresas del sector son: Ciudad de México, Jalisco, Tamaulipas, Estado de México, Coahuila, San Luis Potosí, Guanajuato, Yucatán, Puebla, Aguascalientes, Hidalgo, Durango y Zacatecas.
En Estados Unidos se coloca el 80 % de las exportaciones mexicanas. México es ya el quinto proveedor de la Unión Europea (UE) y el décimo de Estados Unidos.
El 80 % de las empresas aeronáuticas instaladas en México se dedican a la manufactura. Los mayores productos son: hélices, rotores, trenes de aterrizaje, aspas giratorias, partes para aviones y helicópteros y refacciones para ambos tipos de aeronaves.
Para 2020, la lista de los diez mayores productores de la industria aeroespacial van a ser: Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Japón, China, Rusia, Italia y México.
17 DE JULIO 2017
Andrés Manuel López Obrador afirma que va a ganar la elección presidencial del 2018 con una ventaja de 10 a 15 puntos y que en esta ocasión Morena también va a hacerse de la mayoría de la Cámara de Senadores y de la Cámara de Diputados, en entrevista a René Delgado y Guadalupe Irízar (Reforma, 12.07.17)
Fundamenta su dicho “porque la gente está harta del PRI y del PAN y quiere un cambio verdadero”. En el 2018 asegura que por él van a votar más de 20 millones de personas. En elecciones altamente competidas como las que ahora se dan en el país es difícil sostener esta postura, pero es lo que piensa López Obrador.
Para él quienes “integran la mafia del poder” y “son el principal responsable de la tragedia de nuestro país” son los presidentes Carlos Salinas, Vicente Fox y Felipe Calderón y los empresarios Roberto Hernández y Claudio X. González. Ninguno de ellos merece una segunda oportunidad y “no tendrían entrada en Morena”.
A pregunta expresa de los entrevistadores sobre a quiénes considera empresarios honestos, responde que son Alfonso Romo, Asunción Aramburuzabala, Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Emilio Azcárraga, Olegario Vázquez hijo y Miguel Rincón. Dice que hay otros muchos y “que estoy buscando convencer de que a todos nos conviene que haya un cambio”.
Los empresarios “son un motor para la transformación de México” y él les garantiza que en su gobierno “va haber un Estado de Derecho que no ha habido. Va a ser un Estado de Derecho que va a garantizar las libertades, la inversión privada”.
Dice que “creo en el libre mercado con la participación del Estado. El Estado tiene que jugar un papel para que no sólo se genere riqueza en el país, (sino que) se distribuya la riqueza. Creo que ése es el matiz. Tiene que haber crecimiento, pero también debe de haber bienestar. Para decirlo en una palabra: desarrollo”.
López Obrador sostiene “que no me gusta lo políticamente correcto. Además, no sirve eso, menos en las circunstancias actuales. Se requiere lo heterodoxo. El camino trillado de siempre no es la salida”.
Sobre la actual situación de Venezuela dice que “no conocí al finado Chávez, no conozco a Maduro. No conozco Venezuela. Soy de Tepetitán, Macuspana, Tabasco , México. No me gusta estar contestando a todo”.
En la breve entrevista de Delgado e Irízar logran que se exprese con franqueza el hombre, el líder popular, el político y el posible presidente de México. Buen trabajo de los periodistas de Reforma.
Toca a cada quien valorar el contenido de lo dicho por López Obrador y la manera de decirlo. En política la forma es también contenido. A mí, la entrevista me aclara dudas y plantea nuevas preguntas.
House of cards
13 DE JULIO 2017
A los pocos días de tomar la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump puso sobre la mesa de discusión el tema de las noticias falsas (fake news). En la Conferencia de la Acción Política Conservadora dijo que estaba “en contra de las noticias falsas (…) estoy en contra de la gente que inventa historias e inventa fuentes”. Esto para referirse a los medios de comunicación que no le son afines, los que su gobierno califica como enemigos del “pueblo estadounidense”.
Y añadió que los medios de comunicación que se reservan o no identifican de manera pública a sus fuentes lo hacen, para crear noticias falsas. Lo afirma un presidente que el 80% de lo que dijo en la campaña fue mentira, como lo demostraron los grandes medios estadounidenses. Para Trump la verdad es algo irrelevante. Y asume que tiene derecho a la mentira en la lógica de que el fin justifica a los medios.
Kellyanne Conway, asesora de Donald Trump, llama “hechos alternativos” a las mentiras manifiestas de Trump y algunos de los integrantes de su gobierno. Con sus mentiras trata de ganar a sus electores, a los que trata como débiles mentales, que quieren oír precisamente lo que él les dice. Así obtiene su apoyo y fidelidad. Estos, a su vez, se sienten validados en su pensamiento, en sus actitudes y comportamientos.
Los seguidores le creen, es una cuestión de fe, que Trump dice la verdad y los medios a los que éste acusa de mentirosos lo son y por eso pasan a ser enemigos del “pueblo estadounidense”. No importa lo que realmente es, se exprese o suceda. Lo que vale es lo que su líder dice. Robert G. Parkinson, profesor de la Universidad de Bringhamton, en un artículo publicado en The Washington Post, afirma que la construcción de noticias falsas no es un fenómeno nuevo en la política de Estados Unidos.
Documenta cómo algunos de los padres fundadores de la Nación construyeron noticias falsas en su lucha por la independencia y la consolidación de la misma.
Shane Harris, periodista de The Wall Street Journal, documentó cómo los órganos de inteligencia de Estados Unidos han decidido no entregar toda la información al presidente Trump por temor a que la haga pública. El gobierno por eso lo acusó de divulgar noticias falsas. Dice que los seguidores de Trump desconfían de los medios veraces y “solo van a las fuentes de noticias donde ven lo que quieren escuchar”. Esa gente califica de noticia falsa todo lo que no le gusta.
Comenta que el periodismo de Estados Unidos tiene ahora un gran reto: hay que ganar la confianza de la gente. Y para eso es necesario hacer un trabajo con fuentes confiables. Se requiere más que nunca de parte de los periodistas honestidad intelectual y transparencia. Sostiene que la mayoría de los simpatizantes de Trump se hacen de información de fuentes muy poco confiables, de otros simpatizantes, de Facebook –que en ese país tiene 200 millones de usuarios diarios– y de la prensa afín.
La llegada de Trump al poder abrió un doble discurso en torno a lo que se conoce como noticias falsas. De un lado está que toda noticia que no gusta a Trump y a sus simpatizantes la califican como falsa. Del otro lado está que Trump y los medios afines construyen y difunden noticias falsas que son asumidas como verdad por sus simpatizantes. Eso y no otra cosa es lo que quieren oír.
En ese horizonte, Steve Coll, decano de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, plantea que a pesar del ambiente contaminado que generan las noticias falsas en Estados Unidos hay un “periodismo robusto” que se hace valer en la sociedad estadounidense. Así, el portal de los periódicos del grupo Gannet tiene 100 millones de visitas diarias y CNN en su Web la misma cantidad. Hay otros medios que sus portales tienen entre 70 y 50 millones de visitas diarias.
Coll dice que estos son medios que invierten en la construcción de un periodismo profesional serio. Y también hay un gran número de periodistas que están dando la batalla contra las noticias falsas de Trump y los medios que le son afines. Eso exige de los periodistas un trabajo más duro. El público lo empieza a reconocer. Un ejemplo es que The New York Times y The New Yorker han aumentado en forma considerable sus suscriptores. La gente busca información fiable.
El problema de las noticias falsas en su doble vertiente no es exclusivo de Estados Unidos. Está presente en otros países. En el caso de México ocurre algo muy semejante con Andrés López Obrador y sus seguidores. Si una noticia no les gusta la califican como falsa. La atribuyen a una campaña orquestada en su contra. En cambio los seguidores de López Obrador están dispuestos a creerle todo lo que éste les diga incluso cuando es una noticia evidentemente falsa.
Para la redacción de este texto se revisaron, entre otros, los siguientes artículos: “Las vacas locas de Trump”, John Carlin, El País, 20.02.17; Cómo sobrevivir a la era de Trump, Joseph E. Stiglitz, Negocios, El País, 26.02.17; “Incertidumbre trumpiana”, Joseph E. Stiglitz, Negocios, Reforma, 11.01,2017; “¿Falsas noticias? Una historia muy antigua”, Robert G. Parkinson, El Economista, The Washington Post, Año II, Número 103, 2-8.12.16; “Los trucos publicitarios no son políticas reales”, Paul Krugman, El Financiero, The New York Times, 24.04.17; “Las noticias que no les gustan ahora son falsas”, Carlos Loret de Mola, El Universal, 23.02.17; “El ambiente está contaminado por las noticias falsas”, Andrea Aguilar, Ideas, El País, 27.11.16.
12 DE JULIO 2017
En 1954, en Estados Unidos se aprobó la Enmienda Johnson que prohibía a las iglesias hacer política, respaldar u oponerse a un candidato si se quería conservar la exención fiscal a la cual tienen derecho.
El pasado 4 de mayo, el presidente Trump derogó esta ley después de 63 años de aplicación. Ese día dijo a los líderes religiosos que “desde hoy ya pueden decir lo que quieran”. Esto abre el espacio para el activismo político de las iglesias. Trump se ligó en la campaña a las iglesias más conservadoras a quienes pidió su apoyo. Se lo dieron. Ahora les agradece al otorgarles esta concesión que desde hace años exigen estos grupos.
El presidente sostiene que “nadie debería censurar sermones o perseguir a pastores”. Con esta medida cumple una de sus promesas de campaña y se asegura la simpatía de los sectores religiosos más conservadores.
La Casa Blanca eligió para la firma del decreto el Día Nacional de la Oración. Trump dijo a sus seguidores lo que querían oír: “Por demasiado tiempo el gobierno federal ha usado al Estado como un arma contra la gente de fe. Esto ha terminado (...) La libertad de expresión no acaba en la escalera de una iglesia”.
Una buena parte de los políticos estadounidenses mencionan con frecuencia a Dios en sus discursos. No importa si son demócratas o republicanos. Trump y su vicepresidente, Mike Pence, han intensificado el lenguaje de tipo religioso y le han dado un tono más radical.
Es muy probable que Trump pierda esta iniciativa en los tribunales como ya ha sucedido con otras, pero por lo pronto ya cumplió a los grupos religiosos más conservadores. Si es derrotado el caso ya no será culpa de él y tendrá a quién responsabilizar.
Trump, ante la dificultad de eliminar la enmienda, que exige complicados trámites parlamentarios, tomó el camino corto y solicitó —está en el marco de sus posibilidades— que el órgano encargado de dar cumplimiento a esa ley haga caso omiso a cualquier violación de la misma por parte de las iglesias.
En Estados Unidos no hay una prohibición expresa para que las iglesias no se puedan meter en la política promoviendo o denostando candidatos. Hasta ahora, hacerlo, implicaba perder el privilegio de la extensión fiscal a la que tienen derecho.
Esta enmienda es una iniciativa del entonces senador texano Lyndon B. Johnson, quien como vicepresidente sustituyó al presidente John Kennedy cuando éste fue asesinado. Por el momento, mientras dure la propuesta de Trump, no está claro cuál va a ser el real impacto político del activismo de las iglesias desde el púlpito.
11 DE JULIO 2017
De los cincuenta libros que leí en 2016, los veinte que menciono a continuación me parece que son los mejores. Unos son novelas, los más, pero también hay textos de filosofía, teología, historia, biografía, literatura, política y arte. Esta selección debí hacerla antes, pero el tiempo me ganó. El orden en que los presento sigue el tiempo en que los leí. En Animal Político he publicado reseña de todos ellos y al que le interese aquí las pueden encontrar.
 

Nada

Janne Teller
Editorial Seix Barral
México, 2015
pp. 158
 

El Reino

Emmanuel Carrère
Editorial Anagrama
Barcelona, 2015
pp. 516
 

Cinco esquinas

Mario Vargas LLosa
Editorial Alfaguara
México, 2015
pp. 314
 

La guerra no tiene nombre de mujer

Svetlana Alexiévich
Editorial DebateA
México, 2015
  

Los perros negros

Ian McEwan
Editorial Anagrama
Barcelona, 2009
pp. 211
 

Voces de Chernóbil

Svetlana Alexiévich
Editorial Deabte
México, 2015
pp. 406
 

Rosy & Jhon

Pierre Lamaitre
Editorial Alfaguara
México, 2016
 

Las Brújulas de Roque Dalton: Una poética del mestizaje salvadoreño

Luis Melgar Brizuela
Ministerio de Cultura
San Salvador, 2016
pp. 570
 

Hanói

Adriana Lisboa
Edición Edhasa
Buenos Aires, 2015
pp. 200
 

El turno del escriba

Graciela Montes – Ema Wolf
Editorial Alfaguara
México, 2005
pp. 562
 

La tierra del faisán y del venado

Antonio Mediz Bolio
Gobierno del Estado de Yucatán y Conaculta.
México, 1996
pp. 89
 

Medea

Eurípides
Penguin Clásicos
Madrid, 2015
 

El sueño de los héroes  

Adolfo Bioy Casares
Emecé
Buenos Aires, 2014
pp. 261
 

Los muchachos de zinc

Voces soviéticas de la guerra de Afganistán
Svetlana Alexiévich
Debate
México, 2016
pp. 330
 

Slim

Biografía política del mexicano más rico del mundo
Diego Enrique Osorno
Editorial Debate
México, 2015
pp. 375
 

Juan de la Cruz, enamorado de Dios

Élisabeth Reynaud
Editorial Atlántida
Barcelona, 200
pp. 286
 

Ejercicios de supervivencia

Jorge Semprún
Tusquets Editores
México, 2016
pp. 133
 

La sociedad de la transparencia

Byung-Chul Han
Editorial Herder
Barcelona, 2013
pp. 95
 

El sistema del arte en el siglo XX: Museos, artistas coleccionistas, galerías

Robert Fleck
Mardulce Editor
Buenos Aires, 2014
pp. 130
 

I Reyes; II Reyes; I Crónicas; II Crónicas; Esdras; Nhemías y Rut

Biblia de América
PPC Editorial
Madrid, 2013
10 DE JULIO 2017
En el 2025, América Latina tendrá una población de 637 millones de personas y de éstos, 490 millones, 70% va a pertenecer a la clase media, según la consultora estadounidense Frost & Sullivan.
La presencia mayoritaria de las clases medias trae consigo cambios en las tendencias del consumo, el crecimiento del mercado interno y un aumento en los gastos discrecionales, aquellos que ya no son en bienes básicos.
Del total de la población 82% vivirá en ciudades y será para entonces la región más urbanizada del mundo y 61% de la población estará en edad de trabajar. La mitad serán mujeres.
Ese año, 68% del Producto Interno Bruto (PIB) de la región lo va a generar el sector de los servicios y esa actividad crea 60% de los puestos de trabajo. América Latina como las economías desarrolladas deja atrás su vocación industrial.
En la región habrá seis megaciudades con sus áreas metropolitanas: Ciudad de México (23 millones), Sao Paulo (22.9 millones), Río de Janeiro (13.8 millones), Buenos Aires (16.4 millones), Lima (11.5 millones) y Bogotá (11.3 millones).
Estas ciudades suman 38% del PIB de la región. Para el 2025, Sao Paulo tendrá una economía de 803,000 millones de dólares y la Ciudad de México de 628,000 millones de dólares.
En los próximos 10 años (2015-2025) el gasto regional en infraestructura será de 557,000 millones de dólares. Todos los países contemplan inversiones, para superar el rezago en ese campo.
Para el 2025, los latinoamericanos tendrán en promedio cuatro aparatos conectados al Internet y la penetración del teléfono móvil se calcula crecerá más del doble. En ese tiempo será la segunda región del mundo con más dueños de celulares.
En el futuro la inversión de China en la región seguirá creciendo y tenderá a disminuir la de Estados Unidos. La presencia del primero se hace notar en el campo de la infraestructura.
En la visión de Frost & Sullivan el futuro de la región está asociado a que los países reduzcan cada vez más su dependencia de los precios de las materias primas y aumente el consumo interno.
Y también a que los gobiernos garanticen el entorno favorable para la inversión que implica: mercado abierto, estabilidad de precios, desregulación y disciplina fiscal.
Esta prospectiva, de 15 años, se sustenta en proyecciones a partir de datos del Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina. Es una visión positiva que contradice a otras más negativas.
Es muy factible que a nivel de la región ocurra lo que afirma esta consultora en la medida que se cumplan los puntos a los que hace referencia.
Algunos países, en lo particular, no se van a sumar a esas tendencias cuando un “genio iluminado” de la política intervenga en la economía con posiciones voluntaristas fuera de la realidad.
05 DE JULIO 2017
El viernes 23 de junio el PAN anunció que buscaba conformar un Frente Amplio Opositor, para ir a la elección presidencial del 2018 y dos días después, el domingo 25 de junio, el PRD hizo pública su intención de integrar un Frente Amplio Democrático (FAD) con el mismo propósito.
La decisión panista estuvo a cargo de la Comisión Permanente del PAN y la del PRD del Comité Ejecutivo Nacional. En ninguno de los casos medió una consulta a las bases del partido. Es probable que en ese caso las dirigencias de las dos agrupaciones se hubieran enfrentado al rechazo.
Los dos partidos coinciden en señalar que es necesario un acercamiento a los diferentes actores políticos, académicos y sociales, para juntos en el 2018 lograr un cambio en el país. Asumen que sólo es posible derrotar al PRI y a Morena si se articula un frente plural amplio.
El PAN ha nombrado a Gustavo Madero, que fuera presidente del partido, como el encargado de dar forma al frente por parte del PAN y de elaborar la plataforma político-electoral con la que su organización iría a la elección presidencial. Alejandra Barrales, la presidenta del PRD, manifestó que su partido empezará a trabajar, con otros actores, en la construcción de lo que sería el programa común del frente.
La perredista insistió en que el FAD no es una alianza única con el PAN sino una en la que “cualquiera se pueda sumar”. En el intento de hacer frente a los integrantes del PRD que sostienen que el FAD es sólo una fachada, para hacer la alianza con los panistas.
El PAN y el PRD que impulsan un Frente Amplio, ahora cada uno por su cuenta, coinciden en que el PRI y Morena polarizan a la sociedad y que la construcción de una alternativa de carácter frentista puede ser no sólo una buena posibilidad de fuerza electoral sino también constituirse en un amplio centro que provoque simpatía y adhesión.
Ante el anuncio del Frente Amplio, la reacción de los dirigentes del PRI y de Morena, en particular López Obrador, es de condena. Los priistas afirman que una alianza PRD-PAN sólo persigue fines electorales y que es una contradicción. López Obrador dice que el PRD-PAN son una misma cosa y parte de la “mafia del poder” y rechaza participar en el Frente Amplio.
La posibilidad real de constituir un Frente Amplio pasa por el acuerdo del PAN y el PRD. Ellos darían forma al núcleo central, que invitaría a otros actores. Una agrupación que no contemple a estas fuerzas no tendrá posibilidad real de elaborar y concertar un acuerdo nacional y tampoco de ganar.
Hay connotados panistas y perredistas que se han pronunciado por que el candidato del frente amplio tendría que ser alguien que no tenga militancia partidaria. Hay también intelectuales, en particular Héctor Aguilar Camín, que han hecho pública una propuesta de cómo se podría elegir a este candidato.
04 DE JULIO 2017
El Cártel del Pacífico -a los sinaloenses no les gusta que le llamen Cártel de Sinaloa- después de más de 40 años de resolver problemas internos y sortear los embates de las fuerzas de seguridad ahora enfrenta una crisis ocasionada por la disputa del liderazgo y el poder.
Estudiosos sostienen que tras la recaptura y extradición de El Chapo Guzmán, del grupo fundador al mando solo queda Ismael Zambada, El Mayo. Y también El Azul, en caso de que todavía viva. Hay dudas de su existencia. Esto ocasiona un vacío de poder que es el origen de la disputa.
La expresión más evidente de esta pugna es que en Sinaloa en los últimos meses ha habido un aumento de enfrentamientos entre los grupos que integran el Cártel y también de otros cárteles que ahora le disputan espacios de poder.
Al interior, el conflicto se ha dado entre Iván y Alfredo Guzmán, hijos de El Chapo, el grupo de Dámaso López, El Mini Lic, ahora detenido, y el de Aureliano Guzmán, hermano de El Chapo.
Informes de inteligencia del gobierno federal plantean que El Mayo Zambada es quien trabaja para evitar la fractura. Él ha negociado con las distintas fracciones en busca de la cohesión y la unidad.
El mismo reporte asegura que después de meses de disputas internas El Mayo logró, como ya lo ha hecho en otras ocasiones, cohesionar al grupo y renovar lealtades. El Cártel, pese a sus dificultades, no está en riesgo de desaparecer.
La disputa interna tiende a calmarse, después de reacomodos de los liderazgos, pero se recrudece la guerra por el control de las rutas y los mercados con el Cártel Jalisco Nueva Generación y el grupo de El Chapo Isidro, que controla lo que queda del Cártel de los Beltrán Leyva.
En versión de la inteligencia federal, el Cártel Jalisco Nueva Generación ha establecido alianzas con lo que queda del grupo de los Arellano Félix en Tijuana, para enfrentar al Cártel del Pacífico.
El desenlace de este enfrentamiento, que ahora arroja centenares de muertos, está por verse. La lucha se concentra sobre distintas regiones del territorio de Sinaloa.
El Cártel del Pacífico sigue en control de sus actividades de siempre y mantiene presencia en 16 de los 32 estados del país y esto a pesar de los conflictos internos y el frente de guerra externo, según la inteligencia federal.
W Radio
10/03/2017
Net Noticias
19/07/2017
Caricaturas