En el 2017, escenario positivo 24 DE ABRIL 2017
A partir de los datos consolidados del primer trimestre, los analistas económicos del Citi-Banamex pronostican que el 2017 será un año positivo para la economía mexicana. Sostienen, con base en datos del FMI, que el crecimiento de la economía a nivel mundial será mejor que el año pasado.
El PIB de China crecerá en 6.9%, el de Estados Unidos en 2.1% y el de México en 1.7 por ciento. El primer trimestre no fue bueno para nuestros vecinos del norte, pero se espera un mejor desarrollo en los siguientes nueve meses. Según los analistas, el desempeño del primer trimestre confirma las metas para el año propuestas por el Banxico y el FMI.
En Estados Unidos las tazas de largo plazo están a la baja. Entre los especialistas hay consenso de que no es posible que el presidente Donald Trump pueda aplicar, en los hechos, la política fiscal que ha anunciado. La economía de Estados Unidos y el mundo caminan bien, con independencia de los estridentes discursos de Trump.
De acuerdo con los analistas, en reunión celebrada en el bello palacio del banco en el Centro Histórico, se asume que la política de Trump en materia económica, más allá de los dichos, se mueve en el margen de lo aceptable para los mercados. Y añaden que las amenazas de éste no se ve que puedan hacerse realidad.
Genera también confianza que los contrapesos institucionales del sistema político de Estados Unidos, el Poder Judicial y el Poder Legislativo, se han hecho valer, incluso más de lo esperado, sobre las decisiones de Trump que van en contra de políticas ya establecidas.
La evidencia, según los analistas, es que las decisiones de los integrantes del gabinete presidencial de Trump se mueven cada vez más hacia el centro y son marginados de la toma de decisiones los personajes más conservadores como Bannon y Navarro.
Lo que ocurre en Estados Unidos afecta para bien el desempeño de la economía mexicana que está reaccionando mejor de lo que se esperaba. Al inicio del año, para Citi-Banamex la expectativa de crecimiento del PIB era de 1.2% y ahora revisan esa cifra al alza.
La actividad económica se está desarrollando mejor de lo esperado. A pesar de los discursos de Trump repuntan las exportaciones. Al final del año, los analistas calculan que el barril del petróleo estará 10 dólares arriba del precio actual, lo cual beneficia a las finanzas públicas.
Ellos consideran que las calificadoras se han tranquilizado y ahora no ven que éstas modifiquen a la baja su valoración sobre el riesgo-país. Añaden que la real autonomía del Banco de México (Banxico) es una garantía para el sistema financiero internacional.
Hay otros analistas de la banca, las corredurías y la academia, que más allá del discurso recurrente de Trump sobre México, ven que el 2017 será un año positivo y mejor de lo que se esperaba. Y se preguntan, yo también lo hago, qué impacto virtuoso tendría sobre el crecimiento de la economía mexicana si se redujeran los niveles de violencia, corrupción e impunidad.
Recomiendo lectura
19 DE ABRIL 2017
A 14 meses de la elección presidencial del 2018, Morena y el PAN están en claro empate técnico en la intención del voto. El PRI se rezaga y tiene la mitad de la preferencia de los dos primeros, según una encuesta de El Universal / Buendía&Laredo publicada el pasado sábado 15 de abril.
Morena obtiene 24% de la intención del voto, el PAN 23%, el PRI 13%, el PRD 6%, el PVEM, el MC y el Panal 4% cada uno, el PT 3% y el PES 2 por ciento. La suma de la preferencia de los seis últimos equivale a los mismos votos que solos tendrían Morena y el PAN.
Ahora lo que se ve es que para el 2018 sólo Morena y el PAN son competitivos. Los demás partidos, incluyendo el PRI, están fuera de la competencia. En su momento habrá que ver cómo se organizan las alianzas partidarias y cuál es la decisión del PRI de seguir abajo en las encuestas.
La mitad de los electores nunca votaría por el PRI, 9% por el PAN y Morena, 7% por el PRD, 3% por PVEM, PT y Panal. Por su parte, 2% nunca lo haría por el PT y el PES. El PRI es el que provoca el mayor rechazo. Eso explica, entre otras cosas, que tenga una muy baja intención de voto.
El partido que tiene el mayor nivel de opiniones negativas es el PRI con 64%, seguido por el PRD con 35%, el PAN con 37% y Morena con 21 por ciento. El que tiene un menor espacio de maniobra con el electorado es el PRI. Sólo no lo rechaza 36 por ciento. Los otros partidos están en mejor posición.
Morena, con 37%, tiene el mayor nivel de aceptación, le sigue el PAN con 29%, el PRD con 23% y el PRI con 19 por ciento. Una vez más, el PRI es el que está en peor situación con relación con los otros partidos y Morena en la mejor, seguido del PAN.
En el balance de opinión, que se obtiene de restar a la buena opinión la mala, el PRI tiene -45, el PRD -14, el PAN -10, el PVEM -11, el Panal -6, el PES -5, el PT -4, el MC +4 y Morena +16. Una vez más, el partido peor evaluado es el PRI y el mejor Morena.
La constante es que la marca PRI está mal valorada por los electores de todos los niveles sociales y grupos de edad con sólo ligeras variantes. Cualquiera que sea el candidato del PRI tendrá que remar contra la corriente. El candidato de Morena tiene en su partido una buena marca y también lo es para el PAN aunque en menor medida.
Es cierto que a la hora de votar cuenta más el candidato que el partido, pero no puede minimizarse la importancia de la valoración positiva o negativa de la marca partidaria. Ésta favorece o perjudica al candidato de la misma. Ahora quien está en mejor situación son quienes sean los candidatos de Morena y el PAN, y en peor, el del PRI.
18 DE ABRIL 2017
El III Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá, en América Latina, el más importante en su género, que se celebró del 12 al 15 de abril, estuvo dedicado a la Rusia Romántica. El encuentro es una creación del colombiano Ramiro Osorio, quien fundó el ministerio de Cultura de su país y dirigió el Festival Cervantino de Guanajuato. Ahora dirige el Teatro Mayor, que es la sede del evento.
El uruguayo Enrique Mukink, codirector del Festival, plantea que el romanticismo ruso no es un espacio definido de tiempo, que inicia y termina en una fecha precisa, sino “un estilo que tiene que ver con una estética cercana a la idea de lo que es el romanticismo, del amor romántico y la vida romántica, de cómo vivir de acuerdo con el romanticismo. Lo que diferencia al romanticismo ruso es una pasión casi desmedida (…) las cosas se viven a profundidad”.
El Festival, al que tuve oportunidad de asistir, se propuso mostrar el universo de los compositores rusos que se ubican en esta corriente con la ejecución de obras de 19 de los mismos. Se tocaron piezas que nunca se habían escuchado en América Latina. Entre ellas el concierto para chelo de Gretchaninov, el concierto para violín de Arensky y el concierto para piano de Taneyev.
En las salas de concierto y en las grabaciones, el romanticismo ruso ha quedado reducido a cinco nombres: Piotr Ilich Tchaikovsky, Serguei Rachmaninov, Modest Musorgsky, Aleksandr Borodin y Nicole Rimsky-Karsakov. El movimiento contó con la participación de otros muchos compositores que llevaron a la música rusa a niveles de originalidad y calidad nunca antes alcanzados.
Los especialistas sostienen que la primera obra de esta corriente musical es la ópera en ruso La vida por el zar, estrenada en 1836, de Mijail Glinka. A él se le identifica como el padre del nacionalismo ruso. Con su ópera Ruslán y Liudmilla, de 1842, fija los elementos característicos de la música rusa de la época: estilo declamatorio solemne y heroico, de otra manera, romántico.
En 1856, veinte años después, surge el grupo de los cinco en el que participan Balákiriev, Rimsky-Kórsakov, Musorgsky, Borodin y Cuí. En el marco del romanticismo ruso cada uno construye un estilo propio. El grupo, a partir de una experiencia nacional, de no perder el acento ruso, logran un sonido universal.
El conservatorio de San Petesburgo abre sus puertas en 1862. Uno de sus primeros graduados es Tchaikovsky. Él hará una contribución excepcional al desarrollo de la música romántica rusa. En 1859, con ayuda de la duquesa Yelena Pavlova, se crea la Sociedad Musical Rusa. Su primer director es Nikolai Rubinstein al que sigue Mili Balakirev, que es destituido y su cargo lo ocupa Mikhail Azabchevsky quien incluye a los compositores rusos.
En un principio presenta obras de Tchaikovsky y Mussorgsky. A partir de ese momento la música rusa, con su nuevo lenguaje musical que le es muy propio, empieza a ser reconocida a nivel mundial. Tchaikovsky en 1877 estrena La cuarta sinfonía  y en 1878 la ópera Eugenio Onegin. Algunos críticos musicales relacionan al personaje trágico de esta obra con la biografía del autor.
Al triunfo de la Revolución Bolchevique se imponen los principios estéticos de lo que se va a conocer como el realismo socialista. Los artistas que no asuman el nuevo estilo serán declarados burgueses, enemigos de la Revolución y como tal perseguidos. La creación personal pasa a ser sustituida por un arte colectivo vigilado por el partido.
La Asociación Rusa de Músicos Proletarios, la RAMP por sus siglas en ruso, vigila que se cumpla la consigna de que “la principal atención del compositor soviético debe concentrarse en los victoriosos y progresistas principios de la realidad, en todo lo que es heroico, brillante y bello”.
El romanticismo ruso, que surge hacia 1836 y termina hacia finales de los años veinte o principios de los años treinta del siglo pasado, abarca un periodo de poco más de 70 años. Es una etapa de una creación original y de gran calidad. Es un momento cumbre del arte ruso y un hito en el arte mundial. Las obras de los románticos rusos se siguen tocando. En el Festival hubo 50 conciertos con obras distintas. Pude asistir a once. Fue una gran experiencia.
Pasajeros
17 DE ABRIL 2017
Bogotá. Por tercera ocasión, del 12 al 15 de abril, la ciudad reunió a lo mejor de la música clásica del mundo, en un evento organizado por el colombiano Ramiro Osorio, quien en México dirigió el Festival Cervantino en una de sus mejores épocas. El evento estuvo dedicado a la Rusia Romántica, antes a Beethoven (2013) y a Mozart (2015).
En cuatro días se tocaron 50 conciertos y un ballet en 17 escenarios en los que participaron 840 músicos de 14 nacionalidades, ocho orquestas, un sexteto, cuatro cuartetos, tres tríos, tres coros, siete grandes directores de orquesta y 19 solistas de la más alta calidad. La organización ha sido impresionante como en las ocasiones anteriores.
El Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá es ya el más importante de América Latina en su género, asegura el especialista mexicano Lázaro Azar. Esto es una obra de Osorio, un gran gestor cultural, que creó el ministerio de Cultura en Colombia y fue embajador de su país en México.
En Rusia Romántica se tocó la obra de 19 compositores considerados dentro de esta corriente musical. Destacan por su contribución a la música clásica del mundo: Piotr Ilich Tchaikovsky (1840-1893), Serguei Rachmaninov (1873-1943), Nicolai Rimsky-Korsakov (1844-1908), Antón Arensky (1861-1906), Aleksandr Borodin (1823-1887), Modest Mussorgsky (1939-1891) y Mikhail Glinka (1804-1857).
Tocaron en esta ocasión la Orquesta Nacional Rusa, dirigida por Mikhail Pletnev, su fundador; la Orquesta Sinfónica de Lucerna, dirigida por el estadounidense James Gaffigan; la Staatskapelle Halle de Alemania, dirigida por el catalán Josep Caballé Domenech; la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, bajo la batuta del mismo como director invitado.
La Orquesta Filarmónica de Bogotá, dirigida por el francés Patrick Fournillier, como director invitado, y también tres de las orquestas juveniles del gran proyecto con jóvenes y niños que impulsa esta última. Éstas dirigidas por el sudafricano-holandés, Conrad van Alphen, el lituano Julián Rachlin y el colombiano Alejandro Posada.
Entre los 19 solistas, todos de talla mundial, destacaron el lituano Julian Rachlin que es director y violinista; el pianista ucraniano Alexander Gavrylyuk; la violinista alemana Alissa Margulis; el pianista ucraniano Igor Tchetuev; el pianista ruso Alexis Volodin; la violinista canadiense Sarah McElravy; el chelista alemán Daniel Müller-Schott; el chelista ruso Alexander Buzlov y la violista colombiana Sandra Arango.
De manera especial se presentó el Malandain Ballet Biarritz, de Francia, con la puesta en escena de La Bella y la Bestia, con una coreografía que combina lo clásico y lo moderno de Thierry Malandain, fundador y director del ballet, y una selección de obras de Piotr Ilich Tchaikovsky. Tocó la Sinfónica de Colombia dirigida Caballé Domenech.
De los 50 conciertos, 12 fueron gratuitos y tuvieron lugar en barrios de distintas zonas de la ciudad. Uno de ellos en la Iglesia de Suba, barrio en la periferia de Bogotá, donde el coro de la Ópera de Bogotá, dirigido por el salvadoreño Luis Díaz Hérodier, cantó a capella música religiosa rusa. El próximo festival será dentro de dos años. Es una experiencia única. Se las recomiendo.
12 DE ABRIL 2017
San Salvador. En enero de 1992, en el Castillo de Chapultepec de la Ciudad de México, se firmaron los Acuerdos de Paz entre el gobierno de El Salvador y la guerrilla organizada en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Este enero se conmemoraron los 25 años.
La paz puso fin a 12 años de la violencia propia de la guerra —todas las guerras son terribles— que dejó más de 100,000 muertos, decenas de miles de desplazados y por lo menos 1 millón de migrantes. La mayoría de ellos encontró refugio en Estados Unidos.
El perfeccionamiento de los mecanismos de la democracia ha sido un resultado de la paz.
Hoy los procesos electorales se suceden sin problemas y los contendientes y sus partidos aceptan los resultados. Antes no era así. En la última elección, el candidato presidencial del FMLN ganó con 0.25 de votos de diferencia y la derecha aceptó el triunfo.
La paz trajo consigo que las ideas circulen libremente sin que nadie tema ser reprimido o amanecer muerto. Antes, por decir lo que pensaban fueron asesinados miles de salvadoreños. El del obispo Romero es un caso paradigmático.
Hoy también, nadie es reprimido o asesinado por manifestarse o pertenecer a una organización. Antes el que lo hacía se jugaba la vida.
Desde que se instauró la paz, ha habido un equilibrio en la composición del Congreso entre el FMLN y el partido de la derecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Ninguno, nunca, ha tenido la mayoría absoluta y por lo mismo está obligado a negociar con el otro en todos los asuntos relevantes.
El desarrollo de la actividad económica es visible en todo el país y en diversas actividades (construcción, vivienda, comercio, turismo...). El crecimiento de la infraestructura es notable (carreteras, puentes...). Es también un logro de la paz. Hay problemas estructurales graves que siguen presentes y la pobreza y la desigualdad social son muy evidentes.
La paz no ha podido terminar con la violencia de las calles a manos de las pandillas organizadas en dos grandes contingentes: La Mara Salvatrucha y Barrio 18. Están ahí y controlan zonas de la geografía salvadoreña, en particular en las grandes ciudades.
En los espacios que controlan cobran derecho de piso en una vasta gama de actividades. Entre las dos pandillas se disputan el territorio en una guerra frontal y ahora también con los aparatos de seguridad del gobierno que encabeza la izquierda. Antes se les dejó hacer.
La paz tampoco ha podido reducir los niveles de antagonismo entre la derecha y la izquierda. El Salvador es una sociedad polarizada. La confrontación ideológica está ahí y se hace presente de múltiples maneras. Eso impide llegar a acuerdos fundamentales que urgen al país.
El fenómeno de la migración no se ha detenido con la llegada de la paz. Han cambiado algunas de sus características, pero se mantiene. Ahora domina la de jóvenes e incluso niños, que huyen de la violencia en los barrios y de ser reclutados de manera violenta por las pandillas. Apuestan por la vida.
La vitalidad y las ganas de vivir de este pequeño país de 7 millones de habitantes y 20,000 kilómetros cuadrados, el pulgarcito de América que dijera el poeta Roque Dalton, siempre me llaman la atención. Su vida política es intensa e interesante. Y lo es también el desarrollo de su vida cultural. La paz abrió nuevos horizontes y caminos. Es mucho lo que queda por hacer.
11 DE ABRIL 2017
El 11 de septiembre de 2016, fecha memorable, Sergio, Luis Enrique López y yo comimos en La Casserole de Insurgentes Sur. Recuerdo que hablamos de la situación del país, del deterioro de la vida política, de la corrupción y de la falta de alternativas reales para construir un nuevo México. Lo hicimos también de la necesidad de la resistencia cultural en todos los frentes y de los cambios que ocurrían en los medios de comunicación.
Este año, semanas atrás, Luis Enrique invitó a Sergio, a Luis Miguel González y a mi, para que cada uno impartiera un taller a un público abierto, en el marco de su proyecto Indeleble (Encuentros Eclécticos con Expertos), y diera una conferencia a sus alumnos de comunicación en el Iteso de Guadalajara, la universidad de los jesuitas, donde Luis Enrique estudió.
El jueves dos marzo, Sergio dio su conferencia “Medios masivos de comunicación tradicionales en la era de la posverdad”, tengo su presentación en Power Point, y muere el tres de abril, cuatro días antes de impartir su taller “Feminicidio y Metástasis de la Corrupción en México: análisis estratégico”. La del Iteso debe ser su última conferencia en una universidad. A mí el 23 y 24 de marzo me tocó dar la conferencia y el taller.
El viernes 24, camino a la cena, a pie del hotel al restaurante, Luis Enrique me habló con entusiasmo y admiración de Sergio. Me platicó de lo que éste había planteado a sus alumnos. Recordó con cariño que, en los años 70, había fundado, con sus hermanos, el grupo de rock Enigma, contemporáneo de bandas de rock de Guadalajara que todavía tocan en la ciudad. Sergio y su grupo participaron en el histórico festival de Avándaro. Era el bajista.
Luis Enrique, al enterarse de la muerte de Sergio, envío a sus amigos el siguiente texto: “Hermano generoso, pensador brillante, sustantivo, en el paso entre siglos; crítico libérrimo, maestro visionario, escritor exquisito, cronista de todos los niveles de los abismos y los cielos, reportero valiente, narrador preciso. Sergio González Rodríguez falleció hoy en su casa de la Ciudad de México (…) Hasta pronto amigo”. Luis Enrique describe muy bien lo que piensan sobre Sergio los que lo conocieron y también los que lo leyeron.
Era lector asiduo, lo seguiré siendo, de sus artículos y siempre me impresionó por su amplia cultura y su aguda crítica. Penetraba en el México obscuro y bárbaro, pocos como él lo entendían, pero también daba cuenta, con generosidad, de las nuevas manifestaciones culturales y artísticas que surgían en el país. Todo era campo de su interés: la cultura, la política, la comunicación, el cine, la música, la literatura y la condición humana.
Abordaba estos temas como un periodista profesional, agudo y crítico, siempre solidario con los que no tienen voz, en una escritura entre la crónica y el ensayo. De Sergio todos reconocen su originalidad al abordar el ensayo. Era, como afirma Rafael Pérez Gay, “un ensayista de alta calidad”. Sus textos, a veces difíciles, son siempre originales. Tenía una manera muy propia de escribir. Juan Villoro, coincido con él, al comentar su muerte dijo: “hemos perdido a una de las principales voces de nuestra cultura, nos hará mucha falta”.
De 1993 a 2017 colaboró como consejero editorial y columnista del periódico Reforma. Por más de 20 años junto con Christopher Domínguez hizo el suplemento “El Ángel” de ese periódico. El dos de abril, un día antes de su muerte, en ese diario se publica el último texto de su columna “Noche y Día”. Siempre había que leerla. En 2016, la Feria del Libro de Guadalajara (FIL) le otorgó el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez. Estudió letras modernas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y periodismo en la Escuela Carlos Septién García. Fue becario de la Fundación Rockefeller y miembro del Sistema Nacional de Creadores.
Quedan para la posteridad sus artículos y sus libros. En 1997 investiga el feminicidio en Ciudad Juárez. Es uno de los primeros en escribir sobre esa trágica realidad. Huesos en el desierto (2002) es una crónica-reportajes sobre ese tema. El Hombre sin cabeza (2009) es un ensayo testimonial sobre las decapitaciones como expresión de la barbarie y símbolo macabro de la época. Campo de guerra (2014), Premio Anagrama de Ensayo, es un texto crítico que muestra lo endeble de los Estado-Nación de un mundo en el que Estados Unidos toma el control y la vigilancia. Los 43 de Iguala (2016) es una crónica que profundiza, más allá de los datos convencionales, sobre lo que ocurrió esa noche.
Sergio era un hombre sencillo, generoso y siempre dispuesto a platicar. De él me quedo con un recuerdo. En febrero de 2016 lo invité a comer al Hotel Presidente. La conversación inició platicando que había leído la reseña que escribí sobre El Reino de Emannuele Carrére en Animal Político. Me preguntó del libro. A partir de ahí hablamos largo, acompañados de una rica comida y todavía más ricos mezcales, de religión, del cristianismo y de la Iglesia Católica. Me sorprendió lo que sabía del tema y el interés que mostraba en él. México pierde a un crítico valiente e indispensable.
10 DE ABRIL 2017
En el 2016, la industria del turismo generó 8.9% del PIB nacional y 9 millones de empleos y recibió 35 millones de turistas extranjeros, según la Secretaría de Turismo. Esto muy probablemente coloca al país como la octava potencia turística en el mundo, pero todavía lejos de los países que ocupan los primeros lugares.
Para tener una idea del crecimiento de esta actividad, hay que recordar que en el 2013 México ocupaba la posición 15 y sólo recibió 24.2 millones de turistas extranjeros. El gran salto se da en el 2014, cuando se recibe a 29.3 millones de turistas extranjeros que implicó de un año a otro un crecimiento de 21.5 por ciento.
La expectativa es que en el 2017 se reciban 37 millones de turistas extranjeros y la actividad genere poco más de 9% del PIB nacional y cerca de 10 millones de empleos. Eso podría colocar a México en el séptimo lugar en la recepción de turistas a nivel mundial.
En el 2015, cuando México se colocó en el noveno lugar, el octavo sitio fue para el Reino Unido con 33.9 millones de turistas extranjeros; el séptimo, Alemania con 34.9 millones; y el sexto, Turquía con 39.3 millones. En unos días se darán a conocer los números oficiales del 2016.
Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), asegura que en las actuales condiciones el país tiene capacidad para recibir a 7 u 8 millones de turistas más. El presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, Pablo Azcárraga, asegura que la actual capacidad hotelera debe crecer en 60%, para poder recibir a 50 millones de turistas extranjeros.
El presidente de la OMT plantea tres puntos para seguir creciendo: aumentar la conectividad aérea nacional e internacional y también la conectividad terrestre; diversificar la oferta; que los mexicanos estén orgullosos del país, saberse únicos, pero al mismo tiempo ser humildes. Los viajes hacen mejores personas, afirma Rifai.
En los últimos años, la industria hotelera ha construido entre 12,000 y 15,000 cuartos por año, según el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid. Para dimensionar qué significa esta cantidad, son los cuartos que tiene un centro como Los Cabos, en Baja California Sur.
Los empresarios turísticos exigen al gobierno, para crecer todavía más, que mejoren los niveles de seguridad. No deja de ser interesante, incluso aparece contradictorio, que a pesar de los niveles de violencia en el país y la imagen internacional relacionada con este hecho en los últimos años, el turismo extranjero crece de manera sostenida.
La expectativa del gobierno y de los empresarios de la industria turística es que para el 2021, el país reciba a 50 millones de turistas. Faltan sólo cinco años. Implicaría que se reciban a 13 millones más de turistas que en el 2017. De seguir las cosas como hasta ahora, y no se ve que puedan cambiar, alcanzar esa meta es algo realista.
05 DE ABRIL 2017
En Ecuador, el presidente Rafael Correa (55) estuvo en el poder 10 años, tras ganar tres elecciones. En esta ocasión pudo ser candidato por cuarta ocasión, tras los cambios constitucionales que ahora permiten la reelección indefinida, pero decidió no presentarse.
Lenin Moreno (64), ante la decisión de Correa, es elegido candidato del izquierdista Partido Alianza País. El 19 de febrero, en la primera vuelta electoral, obtiene 10 puntos de ventaja sobre su más cercano competidor, el banquero Guillermo Lasso (61), de la coalición derechista Suma-Creo, pero no alcanza los votos para impedir la segunda vuelta.
El pasado domingo 2 de abril, tuvo lugar la segunda vuelta ya sólo entre Moreno y Lasso. En la noche del mismo domingo, con 94.6% de las urnas contadas, el Consejo Nacional Electoral (CNE), dio como vencedor a Moreno con 51.07% sobre 48.93% de Lasso. El número no varió con 99.6% de las urnas contabilizadas.
Lasso, cercano al Opus Dei, al conocer los resultados exigió el recuento de votos alegando que hubo fraude y que no iba a aceptar los números del CNE. El domingo, antes de que se conociera la versión oficial, alguna encuesta de salida otorga el triunfo a Lasso y otra a Moreno. Los medios a favor de uno y otro los dieron como vencedores.
El proceso judicial iniciado por Lasso, al que tiene derecho, va a continuar sus pasos, pero se ve muy difícil que a consecuencia del mismo pueda haber un cambio en el resultado y en los números oficiales proporcionados por el CNE.
En la recta final, Venezuela entró a la campaña. Lasso insistió que de ganar Moreno, Ecuador se volvería como aquel país. Invitó a Lilian Tintori, activista de la oposición venezolana, para que participara en uno de sus mítines. Las autoridades no la dejaron entrar al país.
Moreno, su campaña fue asesorada por un despacho mexicano, asume la presidencia de un país dividido y polarizado. Su estilo personal, sereno y tranquilo, es distinto al de Correa que siempre confronta y llega a ser agresivo. Éste ya como presidente nunca pudo entablar un diálogo serio con la oposición.
Recibe un país con logros importantes en salud, educación e infraestructura, pero ahora en una complicada situación económica por la caída de los precios del petróleo y también por el descontento y la molestia de la mitad del país contra la “Revolución ciudadana”, impulsada por Correa.
El arranque del gobierno de Moreno no va a ser fácil. Está obligado a dialogar con la oposición que no reconoce su triunfo. Y también a hacer ajustes al modelo de gobierno que impulsó Correa financiado por el boom de los precios del petróleo. Ahora, los recursos de los que dispone son limitados.
Moreno ha dicho que será presidente para todos los ecuatorianos, pero también que va a continuar con el proyecto de la “Revolución ciudadana”. El próximo 24 de mayo, Correa deja el cargo, 10 años en el poder son muchos. Ya anunció que irá a vivir a Bélgica, el país de su compañera.
03 DE ABRIL 2017
El colectivo Seguridad sin Guerra está compuesto por familias de víctimas, académicos y representantes de 140 organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la defensa y promoción de los derechos humanos, la paz y la justicia. El movimiento surge en respuesta a la ley de seguridad interior y se ha abocado a hacer conciencia sobre la gravedad de aprobar una ley que normaliza la participación del Ejército en tareas de seguridad pública.
Hace diez años, en el momento histórico menos violento de nuestro país, el presidente Felipe Calderón (2006-2012) declaró la Guerra al narcotráfico y sacó al Ejército de los cuarteles. En dos años, elevó el número de los asesinatos dolosos de ocho por cada cien mil habitantes a 24 por cada cien mil y dejó 100,000 muertes en su sexenio. Esa política la continuó el presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) y todo indica que su sexenio va a terminar con el mismo número de crímenes dolosos por cada cien mil habitantes y un poco más de 120,000 asesinatos. La presencia del Ejército en las calles, cumpliendo tareas de policía, no sólo no ha logrado disminuir los niveles de violencia, sino que los ha agravado.
El colectivo plantea, como lo ha dicho en repetidas ocasiones el propio general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, que la seguridad pública no corresponde a los militares. Los soldados no se forman como policías. Quienes integran el colectivo reconocen que es indispensable regular la actividad de las Fuerzas Armadas, pero no consideran que una ley de seguridad interior sea la vía para dar certeza jurídica a nadie. En su visión, basada en evidencia, esta ley no responde a la problemática que ha llevado a las Fuerzas Armadas a permanecer en la calle y tampoco toma en cuenta los efectos negativos y perversos que ha tenido la actual estrategia de seguridad militarizada.
México necesita autoridades civiles capaces de solucionar la crisis de inseguridad y violencia y para eso se requiere un programa para formar policías confiables, eficaces y con capacidad preventiva. A la par es urgente trazar un plan de regreso escalonado de las Fuerzas Armadas a sus cuarteles. Una ley como la que ahora se propone implica dejar para siempre a las Fuerzas Armadas haciendo tareas de policía. Eso no le conviene a nadie.
El colectivo ha analizado a fondo las propuestas que se discuten en el Congreso —la del senador Roberto Gil y la del diputado César Camacho— y concluye que ninguna regula el uso del Ejército de manera satisfactoria. En su lugar proponen una serie de medidas que se pueden ver en www.seguridadsinguerra.org.
La aprobación de la ley de seguridad interior mandaría la señal de que la estrategia de seguridad ha sido exitosa y la realidad es la opuesta. La evidencia es múltiple: tanto los crímenes como la violación de los derechos humanos han aumentado y se ha extendido la percepción de inseguridad y la desconfianza social hacia las instituciones que la deben proteger. El despliegue militar constante en las calles, ya son diez años, afecta cada vez más a las Fuerzas Armadas y aleja la posibilidad de construir las policías que necesita el país. El colectivo propone que “es hora de cambiar la ruta para lograr una seguridad sin guerra”. Hay que tener en cuenta su propuesta. No equivoquemos la solución.
W Radio
10/03/2017
Net Noticias
Foro sobre seguridad y acceso a la información pública
Caricaturas