La coca de Bolivia 27 DE JUNIO 2017
En febrero de 2017, Bolivia promulgó una Ley de la coca, que autoriza la extensión legal de su cultivo de las 12,000 a las 22,000 hectáreas.
Esta ley permite la aproximación entre los cultivos que ahora existen, que abarcan una extensión de 25,000 hectáreas, y los que ahora van a ser legales. Se corrige ese vacío.
La cantidad es mayor a la que un estudio internacional determinó como el área de cultivo necesaria para la producción de la coca legal, que se requiere para el consumo propio de los hábitos culturales locales.
Años atrás los gobiernos cometieron el error de erradicar de manera total el cultivo en la región del Chapare. El actual presidente de Bolivia, Evo Morales, encabezó la lucha de los cocaleros en esa zona del país.
En 2004, el presidente Carlos Mesa autorizó ahí 3,000 hectáreas de cultivo frente a las 12,000 de la región de los Yungas de La Paz, lugar de la producción legal y milenaria.
Estos productores están enfrentados con los del Chapare. La nueva ley pretende resolver el conflicto entre los grupos de ambas regiones. El presidente Morales negoció con ellos ampliar el espacio legal de cultivo.
La nueva extensión de producción legal es de 14,300 hectáreas para los Yungas y 7,700 para los de Chapare. La medida “salomónica” del presidente Morales ha provocado muchas reacciones en contra.
Lo acusan de comportarse como el líder cocalero de Chapare al beneficiar a los productores de esa región y no como presidente del país.
Un tema que no está claro es la constatación de que se cultiva una superficie mucho más grande de la que se necesita, para satisfacer las necesidades de consumo derivadas de los hábitos culturales locales.
Las grandes preguntas son: ¿A qué mercado va la producción legal de la coca que se siembra de más? ¿Quiénes son los compradores? ¿Es en los hechos un paso adelante en la producción legal de hoja de coca para elaboración de la cocaína?
 
Recomiendo lectura
26 DE JUNIO 2017
El resultado de las encuestas va a ser más preciso en la medida en que se conozcan los candidatos oficiales de otros partidos.
En la última encuesta de El Economista-Consulta Mitofsky (22.06.17) Andrés Manuel López Obrador, de Morena, sigue al frente de las encuestas para la elección presidencial del 2018. Es el único candidato ya oficial y eso le da cierta ventaja sobre los otros posibles candidatos que todavía no se sabe si estarán en la boleta en el 2018.
La encuesta contempla tres posibles escenarios donde sólo varía el nombre del candidato del PAN con Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle. De Morena se considera a Andrés Manuel López Obrador; del PRI, a Miguel Ángel Osorio Chong; del PRD, a Miguel Ángel Mancera y como independiente a Jaime Rodríguez.
Primer escenario: López Obrador (Morena) obtiene 24.2% de la intención del voto; Zavala (PAN), 20.7%; Osorio Chong (PRI) 15.2%; Mancera (PRD), 7.0% y Rodríguez (independiente) 5.2 por ciento. López Obrador y Zavala se ubican en un empate técnico con diferencia de sólo 3.5 puntos. Cualquiera de los dos puede ganar. Los demás están lejos de aspirar a la Presidencia.
Segundo escenario: López Obrador (Morena) obtiene 24.3% de la intención del voto; Anaya (PAN), 19.8%; Osorio Chong (PRI) 15.8%; Mancera (PRD), 7.5% y Rodríguez (independiente) 5.3 por ciento. La diferencia entre López Obrador y Anaya es de 4.5 puntos que se sitúa en el empate técnico. Los otros candidatos se mantienen prácticamente igual que en el escenario anterior.
Tercer escenario: López Obrador (Morena) obtiene 24.1% de la intención del voto; Moreno Valle (PAN), 19.1%; Osorio Chong (PRI), 16.2%; Mancera (PRD), 7.5% y Rodríguez (independiente) 5.0 por ciento. La diferencia entre López Obrador y Moreno Valle es de 5.0 puntos que todavía podría considerarse en el empate técnico. Los otros candidatos se mantienen prácticamente igual que en el escenario anterior.
En los tres escenarios López Obrador baja con relación a la misma encuesta levantada en febrero del 2017. La caída va de 1.6% a 4.5 por ciento. Anaya y Moreno Valle se mantienen igual y Zavala cae 3.0 por ciento. Los tres candidatos del PAN están en la línea del empate técnico frente a López Obrador. Al día de hoy los otros posibles candidatos no tienen ninguna posibilidad.
La encuesta se levantó entre el 16 y 18 de junio, dos semanas después de la elección del 4 de junio. Los triunfos del PRI en el Estado de México y Coahuila no influyen en mejorar la intención de voto de Osorio Chong.
A 12 meses del día de la elección, López Obrador, quien va a la cabeza, no lleva una ventaja que lo haga invencible y permanece en un empate técnico con los posibles candidatos panistas.
El resultado de las encuestas va a ser más preciso en la medida en que se conozcan los candidatos oficiales de los otros partidos. Y también saber cómo se van a integrar las alianzas partidarias. Los porcentajes que aquí se proponen dan una idea, pero pueden cambiar de manera significativa cuando el electorado sepa la composición de las alianzas y los nombres de los candidatos.
21 DE JUNIO 2017
La práctica de la corrupción está presente en todo el mundo y como todos sabemos México no es la excepción, pero sí lo es que en nuestro país eso se puede hacer con total impunidad. No hay consecuencias por el hecho de corromperse. Esto vale, para el político y el ciudadano.
Para el mexicano es muy fácil ver las acciones de corrupción del otro, pero no las suyas. Un ejemplo claro es que está bien que yo compre productos piratas, pero mal que el otro lo haga. En mi caso es una medida inteligente de ahorro y en el otro un acto de corrupción.
Así, 47% de los mexicanos dice no estar comprometido a obedecer la ley si la considera injusta y 41% que está dispuesto a violarla si piensa que él tiene la razón, de acuerdo a un estudio de la UNAM.
Casi la mitad de los mexicanos, ante la falta de credibilidad de la ley y las instituciones que la hacen valer, se sienten con el derecho de no acatarla y sólo respetarla en los casos que estime pertinente. La discrecionalidad ante la ley es siempre causa de corrupción.
Los ciudadanos no se ven como corruptos a pesar de serlo; 70% de los mexicanos dice haber comprado alguna vez un producto pirata. A la pregunta de quién viola más la ley, sólo 7.8% dice que son los ciudadanos, 18% que todos y 68% que los políticos y funcionarios, de acuerdo a la misma fuente.
Además, 70% de los mexicanos piensa que en todos los niveles del gobierno hay una amplia corrupción y 33% dice haber sobornado a un funcionario público. Del 100% de éstos, 60% a un policía y 55% a un integrante del sistema judicial, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En la visión de los mexicanos el soborno no es un acto de corrupción, sino una manera práctica de resolver un problema.
Con datos de la OCDE, al ciudadano común le queda más o menos claro, ronda en 60%, que no debe dar mordidas, que no debe violar las reglas de tránsito, que no debe evadir el pago de impuestos y que no debe evadir el pago del transporte público, pero con frecuencia hace precisamente lo que dice no es válido.
En el país hay un cúmulo de incentivos perversos que invitan a la corrupción. El más importante la impunidad, pero también ver que los servidores públicos del más alto rango y los dirigentes políticos y sindicales dan ejemplo de una cínica, perversa y millonaria corrupción que se asume como agudeza y capacidad.
En los últimos dos años, la sociedad ha llegado a un punto de inflexión en la tolerancia a la corrupción de los funcionarios y los políticos. Ahora es uno de los problemas más sentidos, junto con la carencia de buenos empleos y la violencia cotidiana. Esta conciencia se expresa en el hartazgo y enojo en contra de la política y los políticos.
Lo anterior es un cambio fundamental que rompe con años de tolerancia y permisividad a la corrupción de los servidores públicos. Ha llegado el tiempo de que los ciudadanos también sean menos tolerantes y permisivos con su propia corrupción y se decidan a respetar la ley.
El cliente
20 DE JUNIO 2017
Días atrás la Asociación de Internet dio a conocer el XIII Estudio sobre los Hábitos de los Internautas en México, que corresponde al 2017. Del mismo se obtiene la siguiente información.

Son 70 millones los internautas. Abarca al 63% de la población de seis años en adelante. En 2015 eran 65.8 millones y el porcentaje de 57%.
Tiempo de navegación. Los internautas llevan en promedio 7.6 años navegando.
Tiempo de conexión. El tiempo promedio de conexión es de ocho horas que son 47 minutos más que el año anterior. El 50 % está conectado las 24 horas del día.
La mayor hora de conexión. Las horas de mayor tráfico son de 9 a 12 pm. La conexión de Internet supera a la televisión (tres horas) y la radio (dos horas cincuenta minutos).
Problemas de acceso. En la población de mayor edad la dificultad más sentida viene de no saber cómo utilizar la herramienta y en los más jóvenes es la carencia de dinero.
Dispositivos de conexión. El 90% lo hace a través del teléfono móvil, el 73 % por la computadora portátil, el 52 % por las tabletas.
Medio de conexión. El 90 % de los internautas tiene una laptop y un smartphone. Disminuye de manera notable el uso de las PC.
Sitio de conexión. Desde casa el 82 %, por red WiFi 82 % y por los planes de datos 62 %.
Redes sociales. La principal es Facebook con 95 %, le sigue WhatsApp con 93 %, YouTube con 72 %, Twitter con 66 % e Instagram con 59 %.
Usos del Internet. Acceso a redes sociales el 83 %, enviar y recibir correos el 78 %, enviar y recibir mensajes instantáneos 77 % y buscar información el 74 %.
Cambio de hábitos. El 70 % dice que el Internet le ha cambiado en algo su vida. Ya el 50 % de los internautas realizan compras por este medio.
El 60 % de los internautas consideran que el Internet los acerca a los procesos democráticos.

Es seguro que en los próximos años estos indicadores van a subir sus porcentajes. Son expresión del nuevo mundo en el que vivimos producto de la Revolución Digital. No hay regreso. La tecnología hay que aprovecharla cada vez más y darle mejor uso.
19 DE JUNIO 2017
Faltan 14 meses para le elección presidencial del 2018, apenas 56 semanas. El tiempo pasa muy rápido. A partir de las elecciones del pasado 4 de junio y de cara a la elección presidencial se pueden hacer algunas afirmaciones ya con cierto nivel de certeza.

El presidente se fortalece al interior de su partido y crece el espacio para que elija o imponga al candidato de su partido, para disputar la Presidencia de la República. El viejo dedazo sigue en pie.
El PRI se fortalece y sale mejor librado de lo que se esperaba. Ganar el Estado de México y Coahuila abre un nuevo horizonte hacia el 2018. El PRI no la tiene fácil, pero tampoco es un cadáver. Está lleno de mañas que sabe utilizar muy bien.
El PRD por sí mismo ya no puede aspirar a la Presidencia, pero se ha convertido en un partido bisagra que puede ser clave para garantizar el triunfo en el caso de una alianza.
El escenario se acomoda para que el PAN y el PRD puedan ir aliados a la elección presidencial. A los dos les conviene. El tema difícil es la elección del candidato de unidad.
La alianza se vuelve absolutamente necesaria para cualquier partido que aspire a ganar la elección presidencial. Ir solo es apostar por la derrota.
El voto duro del PRI, a nivel nacional en torno a 20%, ya no le alcanza para ganar una elección presidencial. Su posibilidad de victoria está en las alianzas que pueda concertar.
Los discursos rijosos sólo suman a los fieles, pero no a los otros. En éstos últimos provoca rechazo e incluso miedo.
La tendencia es a votar por el candidato que se considera menos malo o al que se le tiene menos miedo. No necesariamente se vota por el mejor. Se vota por la estabilidad.
El dinero, más que nunca, se ha convertido en la pieza clave de las campañas. Los partidos con más recursos gastan 10 veces más de lo que permite la ley electoral. ¿Cuántos cientos de millones de dólares se van a gastar en el 2018?
En la estrategia electoral, la campaña negra y la campaña sucia, sobre todo ésta última, ocupan cada vez más espacio. Los medios locales y también los nacionales hacen eco de las mismas. Son noticia, aunque lo que se diga no sea cierto.

En los últimos años, los procesos electorales han vivido un claro retroceso en comparación con la elección presidencial del 2000. En las elecciones de ahora se vale todo para ganar. Ya no se utilizan los viejos y burdos métodos de fraude, pero sí complejos y costosos mecanismos previos al día de la elección.
Los nuevos mecanismos implican usos multimillonarios de recursos financieros, uso selectivo de programas sociales, estrategias para dividir a los partidos, compra de partidos y de candidatos de la oposición, uso y compra de medios, para implicarlos en la campaña como parte de la estrategia.
15 DE JUNIO 2017
En los últimos meses me he preguntado por qué escribo. Antes no lo habían hecho. Comparto con ustedes las siete respuestas que me he dado. No son originales o novedosas, pero son las mías.
La primera es por el interés de estar informado. Me llaman la atención muchos temas, cada vez más, y esto me obliga a seguirlos en la prensa, revistas y libros. El saber que voy a escribir sobre ellos me obliga a leer. Todos los días leo cinco periódicos y ocasionalmente seis o siete.
Veo también algunos portales y consulto con mucha frecuencia Internet. Me acerco a lo largo del día a la información que está en las redes. En el carro oigo noticieros de radio. Hace muchos años que no veo televisión. Reviso cuatro revistas mensuales y de manera puntual accedo a alguna revista semanal. A lo largo del año leo unos 50 libros de temas diversos.
La segunda es que lo hago para aclararme las ideas y ordenar mi pensamiento. En primera instancia escribo para mí. Eso me permite, me obliga, a procesar la información y luego darle una estructura coherente. Es imposible escribir si antes no tienes claridad sobre el tema.
Confronto la información y veo distintas opiniones. A veces, cuando ya estoy escribiendo, me doy cuenta de que me falta información. Asumo, entonces, que con la disponible es imposible armar un texto. En ese caso tengo dos opciones: desistir o buscar más información y opiniones.
La tercera es para construir una opinión propia. El tener que definirme me obliga a profundizar y me permite intercambiar y dialogar con los otros. La escritura es el instrumento que me posibilita elaborar lo que pienso.
Cualquiera puede orquestar una posición personal sin la necesidad de escribir. En mi caso se ha vuelto una necesidad. Requiero redactar para conocer, ordenar y tomar postura.Y eso también, es un valor añadido, permite que lo que he escrito se grabe en mi memoria.
La cuarta es para compartir lo que pienso y participar en el debate. Lo que sostengo puede interesar a algunos y a otros resultarle irrelevante, y esto no surge de una posición petulante sino de un genuino y verdadero interés de intercambiar con los demás mi punto de vista y estar atento a los puntos de vista de los otros.
Siempre he pensado que debemos hacer el esfuerzo de encontrar la verdad. De ir más allá de la opinión y partir de datos duros e información confiable. Siempre a través del intercambio y el diálogo y nunca de la imposición y la descalificación.
La quinta es para dar a conocer ideas o hechos que estimo relevantes. A cada uno nos interesan más unos tramos que otros. Escribir sobre ideas y hechos que me interesan, y no necesariamente están en la agenda cotidiana, me permite hacerlos presentes en la agenda pública.
Es una manera de tratar de influir, en la medida que me es posible, debo reconocer que es un espacio muy pequeño, en el posicionamiento de ciertos acontecimientos y en la valoración de los mismos. Y también, de la misma manera, tratar de que se expongan ciertas ideas.
La sexta es para apoyar actividades e ideas con las que me identifico. Cuando accedes a una plataforma pública tienes la posibilidad de apoyar a personas y grupos para dar a conocer lo que hacen o piensan. Mi criterio de selección son las acciones e ideas que considero valiosas.
Es una manera de dar acceso a los medios a quienes por sí mismos no lo tienen. Es una forma de compartir con ellos, de socializar, el espacio al cual tengo acceso. Y es también una manera de solidarizarme con ellos y su causa. Hay una séptima respuesta y es que escribo porque me gusta, lo disfruto mucho. Y seguramente que este gozo tiene que ver con los espacios de acción y las posibilidades que me abren las otras seis respuestas.
14 DE JUNIO 2017
En el 2016, el turismo médico dejó en México 4,798 millones de dólares que es 5.2% más que en el 2015 y se espera que en el 2017 crezca en 6.0% y llegue a los 6,000 millones de dólares, según Euromonitor.
El crecimiento exponencial del sector en los últimos años se debe a cuatro causas: la calidad de los servicios médicos privados, el tipo del cambio del dólar, el buen precio de los tratamientos y los atractivos turísticos del país.
México, con 1 millón 100,000 pacientes extranjeros que se atienden, incluye a los migrantes que regresan para tratamientos, ocupa el segundo lugar mundial de acuerdo a la plataforma de viajes Patients Beyond Borders.
El primer lugar es Tailandia con 1 millón 200,000 pacientes, le sigue Singapur con 550,000 , Estados Unidos con 300,000, India con 250,000, Turquía con 155,000, España con 100,000, Brasil con 55,000 y Costa Rica con 48,000.
Las intervenciones quirúrgicas y los tratamientos médicos en México son en promedio 80% más baratos que en Estados Unidos, según la Medical Tourism Association.
de los turistas que viajan a México por motivos de salud, 80% son estadounidenses. Los médicos que los atienden son altamente calificados y muchos de ellos cuentan con estudios de especialización en las mejores universidades de Estados Unidos. Eso les da confianza.
Dos ejemplos dan idea de lo ventajoso que es para ellos tratarse en el país: el remplazo de una válvula cardiaca cuesta en Estados Unidos 170,000 dólares y en México 18,000 dólares; una cirugía de columna allá 100,000 dólares y aquí 12,000 dólares, de acuerdo con la Medical Tourism Association.
Ahora, los establecimientos médicos certificados por el Consejo de Salubridad General que se enfocan al turismo médico se ubican en tres zonas. La primera en la frontera norte, en especial Tijuana, Monterrey, Nuevo Laredo, Ciudad Juárez y Reynosa.
La segunda es la centro-occidente que abarca la Ciudad de México, Guadalajara, San Luis Potosí y Querétaro. La tercera en la Península de Yucatán con Mérida y Benito Juárez (Cancún). Los grandes retos del sector son el diversificar la oferta médica, ampliar el servicio a otras ciudades del país y mantener precios muy competitivos como lo han hecho hasta ahora. Todo indica que esa industria seguirá creciendo y consolidándose.
Las ciudades de la frontera norte son las que más posibilidades tienen de crecer por la cercanía con Estados Unidos. Para muchos estadounidenses cruzar a México para ver al dentista o hacerse una cirugía plástica es como si se atendieran dentro de su país.
El desarrollo del turismo médico debe de ser objeto de un plan nacional en el que participe el gobierno federal y los estados, y éstos y la iniciativa privada. Existe la capacidad y la infraestructura. Hay que potenciarla.
13 DE JUNIO 2017
Tegucigalpa. En esta ocasión, los funcionarios hondureños con los que me ha tocado trabajar son muy prudentes y medidos en sus comentarios sobre el gobierno mexicano, pero les queda claro que nuestro país detiene y deporta a más migrantes hondureños que Estados Unidos.
Son conscientes de que la mayor parte del trabajo sucio lo hacen las autoridades de migración de México y no la migra estadounidense. No les gusta, pero lo aceptan. No tienen de otra. Hay que tener claro que las remesas para ellos representan el 20.2 % de su PIB de acuerdo a los últimos datos del Banco Central de Honduras (BCH).
En lo que va de la administración del presidente Trump, Estados Unidos ha deportado 7,580 hondureños y México 8,726. De estos últimos 5,949 son hombres, 1,210 mujeres, 1,016 niños y 551 niñas, según el Observatorio Consular Migratorio de Honduras.
De acuerdo a la Secretaria de Gobernación, los hondureños son la segunda nacionalidad más deportada desde territorio mexicano. Antes está Guatemala con 7,918 casos y en tercer lugar El Salvador con 4,315 casos.
Las autoridades y la sociedad hondureña, ante las deportaciones de sus connacionales por parte de México, reaccionan con molestia y rechazo de la misma manera que las autoridades y la sociedad mexicana lo hacen frente a Estados Unidos.
No entienden bien por qué las autoridades mexicanas están aliadas con las estadounidenses en la deportación de los hondureños. Ahora mismo, el gobierno de Honduras está muy preocupado de la política migratoria de Trump.
En estos meses como en el caso de los migrantes mexicanos las deportaciones de los hondureños se han reducido con relación al gobierno de Obama, pero no están seguros de lo que pueda venir en los próximos meses por parte de Estados Unidos. La posición de México la tienen clara.
12 DE JUNIO 2017
“Junto con la inmensa mayoría de los venezolanos, nosotros religiosos de la Compañía de Jesús en Venezuela estamos horrorizados con la realidad de miseria, persecución, exilio y nos preguntamos (...) ¿qué hemos hecho y hacemos por Venezuela y qué debemos hacer para que los venezolanos cuanto antes superemos esta situación y emprendamos el camino de vida para todos?”, afirma un comunicado firmado por el padre Rafael Garrido, provincial de los jesuitas en ese país.
El texto, dado a conocer la semana pasada, cita una carta de los obispos venezolanos donde exigen “un rápido y profundo cambio de esta realidad de muerte causada por el empeño en imponer un proyecto totalitario que ha fracasado en todas partes” y añaden que no se va a salir de la actual “ruptura democrática mientras no sean respetadas la Constitución y los derechos humanos, se mantenga anulada a la Asamblea Nacional electa, sigan y se incrementen el número de presos, exiliados y perseguidos políticos y no se realicen elecciones libres para que el pueblo soberano elija sus representantes en todos los niveles e instancias”.
Los jesuitas plantean que ante “esta dramática hora nos sentimos llamados a acompañar a la gente y (...) poner a los pobres de Venezuela en el centro de nuestras vidas y trabajo y aportar el espíritu del Evangelio para discernir los caminos de vida con el fin de lograr la necesaria reconciliación de todos los venezolanos. Sólo el amor construye; el odio mata, divide y destruye”.
Y añaden que “no seremos capaces de producir la nueva Venezuela unida, honesta y productiva mientras no estemos convencidos de que los pobres deben estar en el centro de la nueva Venezuela democrática como sujetos activos de la política y de la economía. El eje central de la Venezuela productiva ha de ser la oportunidad de trabajo digno para todos en la producción exitosa en nuestras fábricas, campos abandonados y centros de servicios”.
Aseguran que “prolongar la actual dramática situación con jóvenes sin esperanza, exiliados y perseguidos, resulta criminal. El tiempo urge y debemos buscar sin demora la transición a una Venezuela reconciliada e inclusiva. Cada día que se demora aumenta la muerte y la miseria, el éxodo y la desesperanza. Con gran dolor, lamentamos el asesinato de jóvenes durante los últimos meses”.
Afirman que desde su tarea educativa “queremos levantar un grito de alarma y de esperanza: se está ahogando la buena educación y con ello el futuro de los niños y jóvenes, tanto en la formación de personas en sus competencias profesionales, como en su formación en valores cimentados en el amor y la solidaridad. Faltan educadoras y educadores, se está matando su tan necesaria vocación y se ahogan las instituciones educativas”.
En la visión de los jesuitas, “nada es más urgente e imprescindible que la renovación de toda la educación con una amplia invitación a que la sociedad entera sienta y desarrolle su responsabilidad educativa, junto con su estado democrático. Necesitamos que florezcan múltiples iniciativas apoyadas por el presupuesto público y por las empresas productivas con colaboración activa de las familias en su mantenimiento y desarrollo integral. Con una pobre educación para los pobres, Venezuela no tiene futuro. Lamentablemente la educación en todos los sectores y niveles vive en una gran crisis”.
W Radio
10/03/2017
Net Noticias
21/06/2017
Caricaturas