Estrategia del debate 28 DE SEPTIEMBRE 2016
El primer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump despertó gran interés a nivel local e internacional. El análisis de este ejercicio tiene muchos ángulos de mirada y aquí sólo me centro en ver la estrategia que estructuró su participación.
En sus intervenciones se vio que los dos dedicaron muchos días a la preparación de su comparecencia. Es evidente el trabajo de los asesores y también la disciplina de los candidatos, para ceñirse al guion acordado con sus equipos.
Los dos tenían claro el personaje que debían representar. Clinton, la política responsable y serena con experiencia y conocimiento de la gestión pública. Trump, el triunfador antisistema, el capaz de hacer a un lado a los políticos tradicionales.
La estrategia de Clinton giró en torno a dos puntos: proponer y descalificar. A las preguntas del moderador respondió con las propuestas que pondría en marcha de llegar a la presidencia de su país.
Sus 30 años de experiencia en la política, como funcionaria y congresista, le han dado un gran conocimiento de los problemas internacionales, de su país y de los programas y proyectos que es posible poner en la práctica.
En sus intervenciones, también dedicó tiempo para descalificar a su contrincante como empresario (ha quebrado en seis ocasiones), por su falta de claridad y transparencia (no ha publicado su declaración fiscal), su misoginia, racismo, entre otras cosas.
La estrategia de Trump se centró en dos puntos: prometer y criticar. A las preguntas del moderador respondió haciendo promesas, nunca propuestas, qué haría realidad, no dice cómo, si llega a la presidencia.
Finca su dicho en afirmar, una y otra vez, que es un empresario exitoso, de empuje y carácter y que con esa experiencia, sin más, puede llevar al país a la gloria que tuvo en otro tiempo.
En sus intervenciones constantemente criticó a su contrincante por dedicarse a la política. Los males de Estados Unidos son producto de la pésima actuación de los políticos profesionales como ella, a la que siempre llamó secretaria.
En el debate vimos a dos candidatos bien asesorados donde cada uno hizo el papel que le correspondía en el marco de su estrategia. En esa lógica los dos lo hicieron bien. Ninguno de los dos se salió de su papel. Eso en independencia de que uno pueda gustar más que otro.
Las encuestas dicen que para la mayoría Clinton gana el primer debate, de manera amplia, y lo pierde Trump. Coincido con esa valoración. Ella se manejó bien en el evento e hizo valer lo que es. Trump fue lo que es. No tiene más que ofrecer.
Está probado que el resultado de los debates no modifican la decisión previa de los simpatizantes de los contendientes. Donde puede influir es en el voto de los indecisos. En las próximas encuestas sabremos si eso ocurrió o los números siguen igual.
Recomiendo Lectura
27 DE SEPTIEMBRE 2016
De los libros que leí en el primer semestre del 2016 estos veinte me parecen los mejores. Unos son novelas, los más, pero también hay textos relacionados con la filosofía, la teología, la historia, la biografía, la política y la comunicación. El orden en que los presento sigue el tiempo en que los leí. En Animal Político he publicado reseña de todos ellos y al que le interese ahí las pueden encontrar.

Elizalde, Luciano y Mario Riorda (eds.), Comunicación gubernamental 360, La Crujía Ediciones, Buenos Aires, 2013, publicada en Animal Político, 29 de enero de 2016.


Papa Francisco, Carta Encíclica Laudato Si: Sobre el cuidado de la casa común, Roma, 2015.


Carrère, Emmanuel, El reino, Editorial Anagrama, Barcelona.


Teller, Janne, Nada, Editorial Seix Barral, México, 2011.


Herbert, Julián, La casa del dolor ajeno; Crónica de un pequeño genocidio en La Laguna, Literatura Random House,     México, 2015.


Castañeda G., Jorge, Sólo Así: Por una agenda ciudadana, Editorial Debate, México, 2016.


Osorno, Diego Enrique, Slim: Biografía política del mexicano más rico del mundo, Editorial Debate, México, 2015.


Reyes Heroles, Federico, Orfandad: El padre y el político, Editorial Alfaguara, México, 2015.


Vargas Llosa, Mario, Cinco esquinas, Editorial Alfaguara, México, 2016.


Alexiévich, Svetlana, La guerra no tienen rostro de mujer, Editorial Debate, México, 2015.


Han, Byung-Chul, La sociedad de la transparencia, Editorial Herder, Barcelona, 2013.


McEwan, Ian, Los perros negros, Editorial Anagrama, Barcelona, 2009.


Padilla Gómez, Gabriel, Jesuitas en el mar, Textos en torno a Eusebio Kino S.J., No II, Editorial Universidad de Guadalajara, México, 2008.


Alexiévich, Svetlana, Voces de Chernóbil, Editorial Debate, 2015.


Hilton, L.S., Maestra, Rocaditorial, México, 2016. 


Lemaitre, Pierre, Rosy & John, Editorial Alfaguara, México, 2016.


Reynaud, Élisabeth, San Juan de la Cruz, enamorado de Dios, Editorial Atlántida, Barcelona, 2001.


Aguilar Camín, Héctor, Toda la vida, Editorial Penguin Random House, México, 2016.


Montes, Graciela y Ema Wolf, El turno del escriba, Editorial Alfaguara, México, 2005.


Lisboa, Adriana, Hanói, Editorial Edhasa, Buenos Aires, 2015.
26 DE SEPTIEMBRE 2016
La sociedad mexicana es cada vez más abierta, tolerante y laica, en contra de lo que en una primera reacción se pudiera pensar. El camino por andar en este proceso es todavía muy largo, pero son cada vez más los ciudadanos que reconocen la diversidad y asumen que todos, en independencia de sus diversas preferencias, deben tener los mismos derechos.
Más allá del número de las personas que el sábado pasado se manifestaron a favor o en contra del matrimonio igualitario en la Ciudad de México -los organizadores y las autoridades dan números muy distintos-, es importante conocer qué opina la gran mayoría de la ciudadanía, la que no se manifiesta de manera pública.
Una encuesta realizada por Reforma (20.09.16), entre el 14 y 15 de septiembre, al calor de la discusión sobre los matrimonios igualitarios, ofrece unos primeros datos sobre lo que piensa la mayoría silenciosa; 78% de la misma considera que es más importante tratar a todos por igual ante la ley, respetar a todos sus derechos, que sus creencias religiosas.
En el mismo sentido 90% de los encuestados está en contra de que se limiten los derechos de los indígenas; 90%, los de los discapacitados intelectualmente; 84%, los de los inmigrantes, y 78%, los de los homosexuales. Son números que revelan cambios en la manera en que la sociedad asume la diversidad cada vez más presente en la realidad mexicana.
La encuesta, con un nivel de confianza de 95%, indica que 42% de quienes responden considera que la unión entre personas de un mismo sexo debe ser reconocida por la ley con los mismos derechos que tienen los matrimonios entre personas de distinto sexo; 38%, que no debe ser reconocido por la ley, y 18% piensa que sí, pero con menos derechos.
De los encuestados, 45% piensa que como sociedad no hemos hecho lo suficiente para evitar la discriminación de los homosexuales; 24%, que su situación es adecuada, y 21%, que se les han dado demasiados derechos. Casi la mitad de la ciudadanía es consciente de que es mucho lo que se debe mejorar en este campo.
Sobre la adopción por parte de las parejas de un mismo sexo, 53% se manifiesta en desacuerdo; 39%, de acuerdo, y 8% no tiene una opinión. La negativa es mayoritaria, pero con relación a encuestas pasadas crece el número de las personas que aceptan esta posibilidad.
La intensa discusión de estas semanas sobre el matrimonio igualitario habla de una sociedad viva, con posiciones distintas, inmersa en un proceso de cambio cultural importante. Hay un México con maneras de pensar propias del pasado y otro en crecimiento, con una nueva mentalidad más compleja, abierta y tolerante. Se puede estar o no de acuerdo con ellas, pero ambas merecen respeto.
Ixcanul
21 DE SEPTIEMBRE 2016
La iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto con la propuesta de una nueva manera de tratar los temas relacionados con la mariguana lleva meses congelada en el Congreso y pasa lo mismo que otras iniciativas en torno a la problemática de las drogas. Después de relevantes debates en el Senado y la discusión que promovió la presidencia de la República todo sigue igual.
El hecho es que mientras las iniciativas, con propuestas específicas que gozan de consenso entre los especialistas, se han guardado en espera de “mejores tiempos políticos”, en la lógica de los partidos representados en el Congreso, los números de la violencia crecen y la actividad de los grupos del crimen organizado se mantiene en altos niveles de intensidad. El que ahora la legalización no sea un tema de la agenda pública no la hace menos necesaria.
Los que fueran presidentes de Suiza, Ruth Dreifuss; Chile, Ricardo Lagos, y Nigeria, Olusegun Obasanjo recientemente dieron a conocer un texto (Reforma 07.09.16) donde recuerdan que en abril pasado la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS en inglés) “demostró claramente que los consensos basados en la prohibición de las drogas y los enfoques punitivos, que llevan décadas, han fracasado”.
Y lamentan que a pesar de eso “desafortunadamente, en vez de proponer soluciones innovadoras, el documento de resultados de la UNGASS continúa manteniendo estrategias prohibicionistas” y afirman que “el tráfico de drogas y el mercado negro criminal (que tiene un valor de 320,000 millones de dólares y alimenta la violencia, la corrupción y la inestabilidad) son, hasta cierto punto, una consecuencia directa del sistema internacional del control de drogas”.
Los expresidentes proponen que “las políticas de drogas basadas en evidencia, incluyendo la regulación de los mercados de drogas, son el camino a seguir. Porque mientras siga existiendo un mercado negro billonario; mientras que los usuarios y los actores de menor escala en el mercado sean criminalizados y encarcelados; y mientras que el crimen organizado tenga acceso a este atractivo flujo de ingresos, el control de las drogas continuará causando estragos en nuestra sociedad”.
Y añaden que “la estrategia más simplista es continuar sin reflejar las fallas de las décadas de la guerra contra las drogas. El día de hoy es tiempo de reconocer que mientras fallamos en abordar a las drogas correctamente, respetando los derechos humanos y concentrando nuestros esfuerzos en el crimen organizado, el abuso de las drogas y el tráfico ilícito jamás serán vencidos”. En México nunca se va a resolver el problema del crimen organizado mientras no se enfrente, en serio, el tema de la legalización-regulación de las drogas.
20 DE SEPTIEMBRE 2016
La gran mayoría de los ciudadanos conocen poco sobre el comportamiento del ingreso de las divisas al país. Hay ideas fijas o incluso mitos que no corresponden con la nueva realidad.
Muchos siguen pensando, por ejemplo, que el petróleo es el principal generador de las mismas y no imaginan que la industria manufacturera es, con mucho, el principal motor de éstas.
En el primer semestre del 2016, de acuerdo al Banco de México, el primer lugar lo ocupan las exportaciones automotrices (carros y autopartes) que generaron 54,798 mil dólares de divisas. De seguir así, al terminar el año por esta actividad industrial van a ingresar por lo menos 109,596 millones de dólares. Lo más probable es que supere los 120 mil millones de dólares.

La inversión extranjera directa, el segundo lugar, asciende en este tiempo a los 14,385 millones de dólares. Si ésta se comporta de la misma manera en el segundo semestre, al final del año ascenderían a los 28,779 millones de dólares.

El tercer lugar lo ocupan las remesas con 13,156 millones de dólares. Se espera que al final del año alcancen por lo menos 26,312 millones de dólares. Es muy posible que la cantidad sea mayor por que ante el precio del peso, los migrantes deciden mandar más dólares.
El turismo, el cuarto lugar, en el primer semestre ingresó 10,063 millones de dólares. Las expectativas son que en el segundo semestre se van a generar todavía mayores niveles de divisas. Lo menos que se espera son 20,126 millones de dólares. Especialistas anotan que en poco tiempo este sector va a generar más divisas que las remesas.
Las exportaciones petroleras que en otro tiempo ocuparon un mejor lugar, ahora están en el quinto sitio como generador de divisas. En el primer semestre el sector aportó 8,103 millones de dólares. Y al final del año se espera que a lo más podrán ser 16,206 millones de dólares.
La agricultura, que ocupa el sexto sitio, ha crecido de manera espectacular como generador de divisas en los últimos años. En el primer semestre aportaron 7,906 millones de dólares y al final del año se espera que al menos lleguen a los 15,812 millones. Lo más factible es pensar que andarán muy cerca de los 30,000 millones y que incluso puedan superar a los ingresos petroleros.
El comportamiento de los sectores productivos del país ha vivido cambios importantes en los últimos años y con ellos también el campo de las divisas. Actividades que solo algunos años atrás no contaban, ahora son muy significativas y otras han dejado de tener el papel que mantuvieron por años.
19 DE SEPTIEMBRE 2016
En la ejecución de la política pública se le asignan recursos financieros a lo que se quiere suceda. Eso define las prioridades. En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, que el Ejecutivo federal acaba de mandar al Congreso para el 2017, no se contemplan los recursos necesarios para echar andar el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), como lo hace notar Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).
De acuerdo con MCCI, el proyecto de presupuesto no contempla recursos para dos nuevas instituciones del SNA: la Secretaría Ejecutiva y el Comité de Participación Ciudadana, y se plantean recortes en dos instituciones clave para inhibir y sancionar la corrupción. Desde que inició el sexenio, la propuesta presidencial contempla el presupuesto más bajo asignado a la Secretaría de la Función Pública (SFP). En términos reales, recibirá 6.2% menos que en el 2016.
La Unidad Especializada en la Investigación de Delitos Cometidos por los Servidores Públicos y contra la Administración de Justicia, que está adscrita a la Procuraduría General de la República (PGR), se encarga de la persecución penal de delitos de corrupción y es la base sobre la que se va a crear la fiscalía especializada en combate a la corrupción. En el 2017 se propone un presupuesto igual al del 2016, a pesar de que ahora cuenta con mayores responsabilidades y requiere una mayor especialización de los ministerios públicos, según MCCI.
En el caso del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, que es el responsable de sancionar las faltas administrativas graves, el gasto crece 3.5% en términos reales. La Auditoría Superior de la Federación tiene un aumento de 6.4 por ciento. De aprobarse el proyecto de presupuesto, dice MCCI, las cinco instituciones del Comité Coordinador recibirán, en términos reales, 2.2% más recursos que en el 2016, incremento insuficiente para lograr los objetivos de la reforma anticorrupción.
María Amparo Casar, especialista en la problemática de la corrupción y presidenta ejecutiva de MCCI, afirma que “la intención del Ejecutivo para echar a andar el SNA debió plasmarse en el proyecto de presupuesto. No destinar suficientes recursos al combate a la corrupción pone en riesgo su puesta en marcha”. Para el Ejecutivo federal, de acuerdo con el proyecto de presupuestos, fortalecer el nuevo SNA no resulta una prioridad.
Los partidos representados en el Congreso pueden modificar la propuesta presidencial y destinar los recursos que necesita el SNA para arrancar con toda la fuerza que requiere. Con su decisión pueden hacer evidente que ellos sí tienen la voluntad política para que el conjunto de leyes e instituciones que integran el SNA se hagan realidad plena. Uno de los mayores reclamos de la sociedad es la lucha contra la corrupción. Ahora, la decisión está en manos del Congreso.
13 DE SEPTIEMBRE 2016
Días atrás se dio a conocer el Informe Anual del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas 2015, con cifras hasta el último día del año. el total de éstas asciende a las 27,887, de ellas 26,898 corresponden a casos del fuero común y 989 al del fuero federal.
El 61.5% de las personas desaparecidas o no localizadas del fuero común se concentran en seis estados: En Tamaulipas, 5,622 personas, el 20.9%; en el Estado de México, 2,774 personas, el 10.3%; en Nuevo León y en Jalisco, 2,230 personas en cada estado que es el 8.3% en cada uno; en Sinaloa, 1,848, el 6.9% y en Chihuahua, 1,823, el 6.8 por ciento.
La mayor parte de los desaparecidos se concentra en la zona fronteriza del norte de México, por donde cruza la droga a Estados Unidos, y en regiones del centro y centro-norte. Es menor en el sur y sureste del país.
De las personas desaparecidas o no localizadas del fuero común 19,714, el 73.3% son hombres y 7,184, el 26.7% mujeres. El 92%, 24,734, son de nacionalidad mexicana; el 0.5%, 138, extranjeras: del 7.5%, 2,026, no se conoce su origen.
En 2014, cuando la SEGOB hizo oficial la base de datos de las personas desaparecidas o no localizadas el número registrado de éstas ascendió a 26,121. Los números no han variado cuando ahora son 26,898 los casos del fuero común.
Un dato poco conocido y al que en raras ocasiones se hace mención es que en 2015, el número de los reportes de personas localizadas asciende a las 46,107, de las cuales 43,795, el 95 por ciento, se encontraron con vida. Estas cifras son semejantes a las de años anteriores.
En el primer semestre del 2016 se abrieron 2,325 averiguaciones nuevas del fuero común de personas desaparecidas o no localizadas. Es posible, que al final del año el total de estas personas llegue a un poco más de 4,000. Y es probable que el número total del 2015 se acreciente.
El informe anual está elaborado por la Secretaría de Gobernación (SEGOB), el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y la Procuraduría General de la República (PGR).
12 DE SEPTIEMBRE 2016
La ley debe de garantizar los mismos derechos a los matrimonios entre un hombre y una mujer y los integrados por personas de un mismo sexo, sean hombres o mujeres. Por lo mismo, apoyo la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, para que la ley reconozca plenamente a estos últimos.
El pasado sábado el Frente Nacional por la Familia organizó marchas en 110 ciudades del país para manifestar su desacuerdo con esa iniciativa. En su concepción, la ley sólo debe de reconocer un tipo de matrimonio y de familia, la formada por un hombre y una mujer.
Todos Somos Familia, otra organización, sostiene que la ley debe reconocer el matrimonio entre personas de un mismo sexo y dar lugar a la existencia de diversos tipos de familias, como ya se reconoce en muchos ambientes. En su actividad condena las marchas organizadas por el grupo anterior.
En una democracia, todas las posiciones, se esté o no de acuerdo con ellas, tienen derecho a manifestarse y a expresarse. No se puede descalificar al otro sólo porque no piensa como yo. La intolerancia y los dogmatismos, de cualquier signo, no deben tener lugar.
Bienvenido el debate y la discusión, bienvenido que cada quien exprese lo que piensa y esto incluye a las iglesias. De lo que dicen las personas, los grupos y las instituciones, éstas se hacen cargo y se someten al juicio de la ciudadanía. Ésta es quien decide sobre la justeza o no de las posiciones.
La democracia debe defender la pluralidad e impedir la existencia del pensamiento único. Debe abrir el espacio del debate con razones y argumentos. Debe también garantizar los derechos plenos de los grupos minoritarios en la sociedad.
En los últimos años, la investigación científica demuestra de manera contundente que hay hombres y mujeres que desde su nacimiento tienen distinta orientación sexual. No se trata de una anomalía o trastorno psicológico como algunos, desde posiciones ya superadas e insostenibles, lo quieren hacer ver.
La sociedad y las leyes deben dar respuesta a esta realidad. Son hombres y mujeres que merecen el respeto pleno a su dignidad y que exigen que el marco jurídico reconozca su situación y garantice sus derechos; entre ellos, la institución del matrimonio en condición igual al que se realiza entre un hombre y una mujer.
El Ejecutivo y el Legislativo no pueden decidir presionados por posiciones que no responden a los nuevos datos de la investigación científica. Y deben también dar lugar, en el marco de una política de inclusión, a las y los que son diferentes. En su decisión están obligados a dar razones y argumentar, para tratar de convencer siempre respetando a los otros, pero sin ceder.
El respeto a la dignidad y los derechos plenos de todas y todos los ciudadanos, también de los diferentes, que nos enriquecen con su forma de ser, no está sujeto a la popularidad de la medida. La justicia y la ampliación de los derechos de la persona no se someten al voto de la plaza pública, se garantizan.
07 DE SEPTIEMBRE 2016
El 1 de septiembre, el presidente Peña Nieto, en la reunión que tuvo con los jóvenes, respondió a pregunta expresa sobre el porqué de sus bajos niveles de aceptación que “pueden estar seguros de que cumpliré con mi responsabilidad, sin reparar en consideraciones de popularidad personal o costos políticos”.
Surge la pregunta a partir del hecho de que el presidente a lo largo de su sexenio tiene muy bajos niveles de aceptación. Las últimas encuestas lo sitúan entre 24 y 27 por ciento. Así, el rechazo ronda entre 76 y 73 por ciento. Y la calificación en torno a 3.4 sobre 10.
La respuesta puede tener dos lecturas; la de un presidente dispuesto a sacrificarse en el cumplimiento de su deber, consciente de que las decisiones que toma e impulsa son las que requiere el país aunque la ciudadanía no las entienda, a pesar de que son por su bien, y por eso califica de manera negativa a su presidente.
Otra lectura posible es la falta de sensibilidad de un presidente que no escucha a la ciudadanía que se manifiesta en contra de lo que considera es un gobierno que no responde a sus expectativas y que no actúa en el marco de lo que ella considera son valores fundamentales en el ejercicio de la función pública.
La manera que los gobernantes tienen de saber qué piensan de ellos y de su gobierno la ciudadanía son las encuestas y los grupos de enfoque. Las primeras ofrecen información cuantitativa y los segundos cualitativa. Uno y otro de estos instrumentos se complementan. Son fundamentales para conocer, a detalle y en el tiempo, la opinión ciudadana.
En términos generales las encuestas y los grupos de enfoque manifiestan rechazo a la gestión del presidente y su gobierno por tres cosas: no presentan buenos resultados en materia de seguridad -el nivel de los asesinatos ha crecido-, porque aunque se ha generado trabajo consideran que los salarios son muy bajos y porque piensan que hay una gran corrupción en la gestión pública.
Desde el poder se puede argumentar que la ciudadanía está equivocada y que su percepción de lo que hace el presidente y su gobierno es injusta o incorrecta. Si es el caso, pienso es una mala valoración. El presidente sí debe estar preocupado de su popularidad y la de su gobierno. Eso exige ser sensible a la opinión de la ciudadanía y preguntarse sobre cuáles son las razones que ésta tiene para calificarlos así.
La tendencia a la caída de la popularidad o la imagen del presidente y su gobierno ha sido constante. Comenzó en 50% y en los primeros cuatro años ha perdido la mitad de esa aprobación. Es evidente que la ciudadanía no está de acuerdo con lo que hace el presidente y su gobierno, y tampoco con la forma que lo hacen. Si al presidente no le importa el cuestionamiento ciudadano no va a cambiar, y él y su gobierno seguirán a la baja en la imagen de la ciudadanía. No es un dato menor.
W Radio
16/09/2016
Net Noticias
28/09/2016
Caricaturas